lunes, 25 de enero de 2021

Excalibur



El acero acierta siempre a hundirse en nuestra carne,
por más vanos intentos que hagamos de evitarlo,
y la sangre coagula, formando una costra
que, pensamos, es nueva, pero nada más lejos.

El cuerpo es esa piedra en la que duerme la espada
esperando al Arturo que venga y nos la saque.
Ese Arturo es incierto, apenas si lo vemos,
aunque duerma muy cerca, y respire aquí al lado,
permanece en las sombras de una mente que huye.

La vida es esa excalibur que nos corta los vasos,
que secciona los músculos y parte la ilusión,
es la misma que sigue, desde que éramos niños,
horadando el profundo solar de esta alma
esperando al Arturo que venga y la cure
al sacarnos la espada que, sin duelo, nos clava.

Cuando el sol, y este tiempo que dicen que sana,
deje seca la herida que, mis años, manó,
espero que pueda mirarle a la cara,
dar las gracias, al menos, por la noble tarea
de dejarme de nuevo, sin pena o dolor.


Fuente fotografía: Asturiana

viernes, 22 de enero de 2021

Hoy es Viernes...

Hace unos cuantos de años, veinticinco o así, escuchando "Consuelo Gitano" del homónimo disco (aunque era casette y lo escuchaba en la radio del renault 12 de mi padre que me puso en el cuarto aun no sé cómo) junto a mi amigo Alfredo, se me ocurrió cortar la marcha a mitad porque habíamos quedado y nos íbamos, y Alfredo me dijo, algo molesto, que las marchas nunca se cortaban, había que escucharlas enteras.

Eso se me quedó grabado, y aún hoy lo recuerdo sonriendo cuando, por mor de las responsabilidades, tengo que quitar el cd a mitad de una marcha, aunque gracias a él no me gusta hacerlo. Las marchas son para escucharlas y, sobre todo, para trabajarlas, por eso me gusta tanto el Viernes Santo, por eso me gusta mi cuadrilla escolapia, porque, bajo las andas de la de los basilios, es muy raro que se corten las marchas, y se apuran hasta el final, como los tazones de arroz con leche de las madres...ay, si hoy fuera Viernes Santo...
 
(Publicado en Octubre de 2017)

miércoles, 23 de diciembre de 2020

Navidad...


Dicen por ahí que ya es Diciembre. Quiere delatar su presencia el frío que, después de un verano eterno y malparido, ha empezado a asomarse entre los picos de la Sierra, pero no es tal este Diciembre, porque nos viene disfrazado.

A estas alturas de año, ya habríamos desgranado los cofrades el fruto de un puente en el que nuestras Dolorosas tendrían en sus manos los besos de tantísimas personas, dejando en su ósculo un poco de paz y un mucho de esperanza. Estaríamos ansiosos por ir a pasear la ciudad que, con las señales de cada año, estaría reclamando nuestra presencia y andaría ya ilusionada, coqueta por femenina, con que la viésemos vestida de fiesta. Ya habríamos hecho planes para casi todos los días que están por venir y, como siempre, no tendríamos hueco en la agenda de tantas cosas por hacer como quedarían. 

En casa, ya se habría repetido la tradición de invitar a tus padres a merendar para montar el Belén, y el árbol estaría llenando de luz las estancias huérfanas. Los hogares dispuestos a recibir a familias, y las familias yendo de acá para allá a ver belenes, a ultimar compras, al chocolate con churros de la tarde. a ver las luces, a comprar adornos, a ver a los amigos, y ya estaríamos pensando que nos íbamos a poner en Nochevieja, o deseando que llegase la Nochebuena para pasar la tarde con la gente que hace tanto que no ves, antes de colocar al Niño Jesús en el Portal y cenar con la familia.

El frío de Diciembre ha llegado, pero éste que nos ha venido no es nuestro Diciembre, que nos lo han cambiado, aunque sí que estamos fríos, además de asustados, puede que un poco asombrados y un mucho consternados, ante la avalancha de situaciones que este año han sido sustituidas por otras tan diferentes como indeseables, y que harán de él el más fatídico de todos los vividos, por los que quedamos sufriéndolo y los que se han quedado en el camino. Por eso, ante la atrocidad de las bajas de esta guerra que nos ha tocado vivir, ante la poca luz al final del túnel, sólo puedo aportar mi ínfimo grano de arena, desde esta ventana que se me queda pequeña. para insuflaros el valor que yo no tengo, daros los ánimos que yo perdí, y deciros que, después de todo lo que hemos pasado (y lo que nos queda por pasar), seguro que somos más fuertes, y vamos a salir reforzados cuando esto acabe, aunque no se sepa cuándo ni cómo.

Por todo lo que estáis luchando, por lo que habéis luchado y vais a luchar, no os deseo nada más que lo que os merecéis, pasar una feliz aunque distinta Navidad, cuando acabe este Diciembre que no es Diciembre.  

lunes, 21 de diciembre de 2020

Duro con Ella...¡valientes!



Siento que todo es huida
mientras trepida tu banda
y contigo se desanda 
un camino o media vida.
Siempre las maneras cuidan
los que te jalean debajo.
Aunque griten desde abajo,
su alma templa y serena 
al llegar esa hora buena
de entregarte su trabajo. 

La nave, en el mar, sortea
olas de gente que asombras.
En las paredes, tu sombra,
hace que el que mira, vea,
en tu carita, a esa hebrea 
que es la Madre del Señor.
El redoble de un tambor 
convierte tu paso en sueño
y debajo…los empeños,
en costalero fragor. 

Dicta órdenes precisas
el capitán de la nao.
“Que me quiten lo bailao",
piensa tu gente entre risas;
y abrazando las sonrisas 
del que te anhela a diario,
dispones el escenario
a un  amor que no prescribe,
y ellos, con amor, escriben
tu nombre en su calendario. 

Cuentas miradas furtivas,
oraciones, entrevelos,
cambias infiernos por cielos
al recibir las misivas
que, en el alma, están cautivas
y Liberas con tu amor.
Siempre, Tú, Mayor Dolor,
mayor ejemplo y pureza,
mayor estirpe y nobleza, 
y su consuelo mayor. 

Das a su vida sentido,
Sintiéndose juez y parte.
Es inequívoco el arte
con que invierten lo sufrido.
Desgastan su cuello herido
como un humilde presente,
y tu mano, omnipotente,
lo torna multiplicado.
¡Bendito oficio heredado!
¡Duro con Ella, valientes!

Fuente fotografía: Alberto Ortega fotografía

viernes, 27 de noviembre de 2020

A modo de réquiem...


El Cielo le abre la puerta, 
este Noviembre de Amparo, 
a un hombre de verso claro
y pregón de casapuerta. 
Desde la "Rampla" a la Huerta 
holló con andar sereno,
sabiéndolas su terreno,  
las calles del corazón. 
Capataz de relumbrón  
y poeta en macareno. 

Nadie sabrá ya decirle
a la que manda en san Gil,
sin necesidad de atril, 
palabras para invertirle
su dolor, y sonreírle
mientras su duende envenena
al martillo que resuena
siendo todo su universo.
Con él se marchan los versos 
mandando a la Macarena…

Fuente fotografía: Hermandad del Amor (Sevilla)

martes, 24 de noviembre de 2020

Timbre...


 

Estoy llamando al timbre y no tengo respuesta.
Mi memoria se agarra a un clavo que no quema,
mas me deja señales en la puerta del alma
cuando pasan minutos...y tu voz no contesta.

Desperezan las lágrimas el caudal de estos ojos
que vivieran hogaño al asomarse a los tuyos,
y mis manos ensayan apretones certeros,
y mis brazos abrazan, y mis besos recorren
tu arrugada mejilla que aún noto en mis sueños.

Hoy la fecha saluda, con gestos antipáticos.
Hoy el dolor me puede y me vence la desgana.
Hoy la palabra no surge, ni grita el pensamiento
ante la verdad insondable de esta fecha que asusta.

Estoy llamando al timbre y no tengo respuesta.
El silencio no tiene compasión con los vivos,
y aunque sé que hace tiempo que la llena el vació,
sigo oyendo tus pasos, tal si fueras a abrirme,
por el viejo pasillo de mis juegos de niño.

Fuente fotografía: www.vix.com

martes, 20 de octubre de 2020

oh la lá...


Diciembre.
Andén, madrugada fría, cálidos pensamientos.
Mediodía en el aeropuerto. Un Libro, ajetreo y café.
Embarque sin facturación. 
Mochila e ilusiones.
Destino París, por esas cosas de la vida...
Música y lectura. Por fin aterrizaje.
Pasillo y sonrisa, abrazos y lágrimas.
Le petite mademoiselle, le sienta bien la ciudad.

Tren y frío.
habitación, sin buhardilla, pero inolvidable.
Rápidos latidos, rápidas palabras, más rápidas las manos 
(habrá que buscar la ropa después).
Hacer el amor...¡en París!  

La fotografía es del insigne fotógrafo francés: Robert Doisneau

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...