miércoles, 22 de marzo de 2017

Brindo...


Un amigo, un fiel seguidor de esta ventana, me mostró una vez un blog en el que una mujer cuyo nombre termina en "m" escribe exactamente lo mismo que el pastelero de la antigua "La Campana" (calle Alhóndiga, esquina de recuerdo con nostalgia) amasaba sus "Felipes" (¿por qué se llaman Felipes los Felipes?). Ese día no, pero otro, descubrí que hay muchos motivos por los que brindar, y hoy, emulando a esa mujer, os escribo mi brindis:

Brindo por los pasos que pesan y se llevan entre amigos, por las hamburguesas del san Remo que alimentan tradiciones; por el mundo que se ve a través de un visor; por las amigas que regalan dibujos; por los días de Navidad en Plaza de Bib-Rrambla, y los de Otoño en los bosques de la Alhambra; brindo por las playas de roca, y los castillos coronando pueblos blancos; por el sabor de un Rioja en los labios, bebido de sus labios. Por esa corona y ese otro centenario. Por san gil y la dinastía del Músico Palatín; Brindo por las caricias, las humanas y "perrunas", por la sonrisa de una hija, y por las lágrimas derramadas tras escuchar a una comparsa. Brindo por "Mayor Dolor" al final de todo, y por la Marcha Real al comienzo de todo. Por los padres que se afanaron en educar a sus hijos, y por los hijos que se dejan educar; por un folio en blanco y una pluma estilográfica; por tener siempre algo de que escribir; por el 24x36 y la luz roja de seguridad. Por esa rubia que trabaja en Cádiz; Por las ventanas que se abren al frío y las que orean las casas de vacaciones al volver a ellas. Brindo por las mujeres que saben besar, y por los besos en la frente al acostarse; por la mercromina que todo lo cura, y por la Carrera de la Virgen en Septiembre. Por calle Pizarro, y calle Leones. Por las abuelas, por los padrinos; por las letras que empiezan los nombres importantes, y por lo que esos nombres significan; por las palabras no dichas; por los que se entienden con sólo mirarse; por no echar de menos, nunca; brindo por brindar, sólo por eso, por todo aquello que merezca la pena, y por las penas que no la merecen; por la moto que nunca te comprarás, por lo que soy, por un café con leche en el bar de siempre; por los ¡hhuuuy! de una tarde en los Cármenes (goles vemos pocos...); por la puerta que se abre, por un dieciocho de Diciembre cualquiera, por la bolea perfecta, la mirada perfecta, el poema perfecto...por los que siempre me leen, y los que me escuchan leerlo; por vosotras, por vosotros, por un renault 12 amarillo, por "Las Flores" de una calle llena de sobrinos; por el cine, la intimidad, las llaves de nuestra casa; brindo por las voces que me transmiten cuando cantan. Por la vida...

Fuente fotografía: mibloguerapreferida.worpress.es

1 comentario:

Maria Jesus Marin Lopez dijo...

Brindo por todo ello y brindo por ti !!!!

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...