lunes, 28 de julio de 2014

Por tus fueros...




Amanezco, y mis sentidos,
presentes en las vigilias,
te evocan, pues les auxilias,
cuando se encuentran perdidos.
Rescatan de los olvidos
recuerdos de Viernes Santo,
cuando iban, tras tu manto,
inmersos en sensaciones
que hoy se tornan emociones
al recrearse en tu llanto.

Siempre vienes a rondarme
cuando menos me lo espero.
Me dirijo a tu "Joyero"
para verte y reencontrarme.
Tú te paras a mirarme
y comprendo en el momento
que, a pesar de los intentos
de la vida por hundirme,
tu mano me lleva firme
por fuertes que sean los vientos.

Hoy, ayer, como mañana,
siento que contigo crezco;
Tú me das, yo no merezco,
mas persistes sin desgana.
Por eso a Tí, Soberana,
al recorrer el camino
de ser padre, dame atino
e ilumíname el sendero
para llevar a Candela,
de mi mano, por tus fueros... 

Fuente fotografía: http://elbarcodemaria.blogspot.com.es



lunes, 21 de julio de 2014

Verano...

Seis bolas de helado de tres chocolates diferentes, nata montada, trozos de Brownie, barquillo y sirope...se recomienda, a no ser que se sea muy glotón (yo lo fuí), ir sin cenar, con el estómago ligero, para poder acabársela entera sin que tu cuerpo sufra las consecuencias, aunque hay quien cena copiosamente y se toma esta "copita" de helado de postre. Os puedo garantizar que hubo un tiempo en el que yo me la acababa, no sin sudores, pero eso ya pasó a la historia y me tengo que conformar con compartirla con alguien, o con no pedirla directamente, ya que no estoy para estos trotes.
En caso de poder acabártela (o creer que puedes) sólo hay que sentarse al fresquito de la tarde-noche en la heladería sexitana Dolce&gelato, pedirle a cualquiera de las simpáticas camareras una Copa Brownie y disfrutar del helado y el verano...después al Jabeque a que Patricia nos sirva un mojito. Ay, Almuñécar, cómo te echo de menos...

miércoles, 16 de julio de 2014

como yo te espero a tí...

Hola prima!!...bueno, no sé si debo llamarte prima, aunque nuestros padres se llaman entre sí hermanos, por lo que entiendo que debemos de serlo. Mis padres me hablan mucho de tí, de que vendrás en Septiembre y de que están muy contentos de que hayas decidido hacerlo para completar la vida de los tuyos, si es que le faltaba algo a su vida. También me hablan de que nacerás en Sevilla, aunque yo no conozco la ciudad, sé que mi padre la quiere como si fuera suya y que le encanta poder decir que tiene amigos en ella, para ir con más frecuencia; aunque últimamente no ha podido encontrar hueco, sé que tú vas a ser la excusa perfecta para que yo pueda conocer, al fin, ese lugar del que tanto he escuchado hablar. 

No lo entiendo muy bien, pero creo que hoy es tú Santo, el mío es el dos de febrero, porque me llamo Candela, ¿lo sabías?, y mi padre me dice que, aunque no sepa hablar mucho, intente decirte algo para que sepas lo que te espera cuando llegues. Pues bien, todo lo que te espera es tan bueno, que casi tengo un poco de envidia, porque verás: Te espera una ciudad abierta a la luz, con una gente que ansía poder tenerte en brazos, por fin, y que se va a desvivir por tí, ya que si lo hacen con mis padres, a los que quieren como si fueran su familia, aunque sin serlo, qué no van a hacer contigo que eres sangre de su sangre. Te esperan Carmen, Esperanza y Rocío, te espera dormirte al son de marchas procesionales o de sevillanas, te espera bailar hasta la madrugada en la feria mientras tu madre canta, o esperar al relente de abril a que tu padre arríe el paso de la Sentencia. Te espera tu santo y, con él, el paseo anual de la Virgen por la que llevas el nombre, en cualquier mes de Julio como éste en el que te escribo por vez primera, prima, para decirte que yo también te espero, que quiero ir contigo a la feria de Abril, o a la del Corpus, que quiero ver contigo cofradías, en Sierpes o en Pasiegas, que quiero subir contigo de la mano a la Giralda, o a la Alhambra, que quiero que vengas a dormir a casa las veces que tú quieras; que quiero darte besos, prestarte mis muñecas, hablarte de mi ciudad y que tú me hables de la tuya, con nuestros respectivos acentos, como nuestros padres hacen desde aquel año dos mil en que Granada y Sevilla se unieron por una Virgen, (cómo no), para no separarse nunca. Quiero que todo salga bien, prima, y que, en Septiembre, cuando vaya a verte, me estés esperando como yo te espero a tí...

Felicidades prima, te quiere Candela.

viernes, 11 de julio de 2014

La luna lo sabrá...





Se pasa las noches mirándola, esperando de ella la consecución de un deseo que lleva tiempo anhelando, como si en la luz que refleja encontrara las respuestas a sus preguntas y lo viera todo claro, reflejada su vida en el fulgor blanco que emana la luna. Desde chica, por esas cosas de la vida, se pasaba las horas sentada en el balcón de su habitación, en esas frescas noches de verano de la sierra granadina, acompañada sólo por sus pensamientos. Ella fue testigo de sus primeros amores, de sus intentos fallidos, de sus triunfos y de sus noches en vela para estudiarse los exámenes de una carrera que, a pesar del esfuerzo, de poco le ha servido. A ella le contó en innumerables ocasiones lo feliz que le hacía el hombre que el destino le había puesto enfrente, pero poco se podía imaginar que le reprocharía tanto al destino ese encuentro, maldiciéndolo incluso, sintiendo los golpes de nuevo en su cuerpo cada vez que mira hacia adentro y lo vé encima de ella siempre para lo malo. La luna ilumina con su brillo las lágrimas que caen por sus mejillas, en ése único momento del día en que se permite ser débil, ya que durante el día su hija le exige fuerza plena y dedicación total, necesitando ser fuerte por las dos, mientras su cara pareciera la de una dolorosa iluminada por su candelería en cualquier noche de su Semana Santa, con multitud de puntitos luminosos recorriendo el suave tapiz de su rostro. 


Cada noche acude aquí, al mismo punto en el que se abandonaba a su interior en su infancia, y le pregunta a la luna el motivo de que todo haya salido al revés, de que el amor le haya rehuído de esa forma, de que la felicidad no llamara a su puerta y la suerte le sea esquiva. Le dice a la luna, abrazada a sus rodillas y metiendo los pies dentro del camisón para que no se le enfríen los dedos, si habrá para ella un lugar en el mundo en el que pueda encajar mientras el llanto fluye, como todas las noches, inconsolable y reparador, mojando sus manos que otrora fueran suaves, y de las que sólo queda la belleza de sus estilizados dedos que el tiempo no ha podido arrebatarle. Mira hacia adentro, hacia su edad, hacia los años de universidad y clases de saxo, a su infancia feliz y despreocupada, protegida por sus padres que tan pronto se fueron, a sus amigas que intentan en vano hacerla sonreir, hacia su embarazo y su parto, hacia su soledad y su abandono, mientras el cristal de la ventana refleja la profundidad de sus ojos negros...se seca las lágrimas, se mete en la cama y, tras darle un beso a la niña que duerme tranquila, se abandona al sueño que tanto necesita. 

Mañana será otro día, piensa, lo que haya de venir, la luna lo sabrá...

fuente fotografía: www.blog--chicas.blogspot.com

miércoles, 9 de julio de 2014

Adiós...


No soy yo de alegrarme con la desgracia ajena, sobre todo si tenemos en cuenta que nuestra selección nacional dijo "adiós" a la primera de cambio, pero por una vez en mi vida de aficionado futbolístico siento que se ha hecho justicia y por eso estoy contento. A mí me da igual quién gane el mundial, e incluso pensaba que los árbitros iban a hacer lo imposible por que la anfitriona estuviera en la final, y a poco no lo consiguen, si no es por la impecable actuación que tuvo anoche el combinado teutón. 


Viendo las reacciones de la torcida brasileña para con nuestra selección, manifestándose en todo momento en contra de ella como si de un enemigo personal y muy antiguo se tratase, no me extrañó un ápice cómo se sucedieron los acontecimientos tras la consumación de la eliminación de España a manos de Chile, cumpliéndose eso de "el enemigo de mi enemigo pasa a ser mi amigo" y haciendo causa común con la afición chilena con demostraciones de desprecio hacia la que ha sido, a mi entender, la más respetuosa de todas las selecciones en liza. No voy a entrar en qué hubiera pasado si Holanda se hubiese ido al descanso con el 0-1 a favor de España, ni lo que hubiera sucedido si ésta le empata a Chile, ya que el nivel de este mundial está muy por debajo del fútbol que la selección española había venido haciendo hasta aquí, pero sí quiero decir que no he visto aún ningún equipo que haya jugado al fútbol como para ser merecedor de llegar a la final con solvencia salvo, claro está, lo demostrado ayer por Alemania. No me alegro por las caras de tristeza de los niños brasileños, llorando sin consuelo tras el aluvión de goles que su selección recibió anoche, porque ellos representan, al fin y al cabo, la nobleza del fútbol, y en ellos este deporte todavía es un deporte y no un negocio; pero sí me alegro, y mucho, por la afición adulta de Brasil. Ésa que pitaba en los albores del partido contra Chile el himno nacional de su rival, ésa que ha demostrado no entender ésto como un deporte y sí como una revancha personal que, mire usted por dónde, se ha quedado en intento fallido; ésa que hace bueno el dicho de "mucho ruido y pocas nueces", porque pocas nueces fueron las demostradas por un equipo brasileño sucio, bronco en el juego, sin referencia en ataque, salvo el lesionado Neymar, con pocas ideas y mucho cicaterismo que, empero, le valieron para ir pasando eliminatorias. Pero ayer no, ayer el fútbol lo puso Alemania y, desde el primer momento, desmanteló lo poco que Brasil había puesto sobre el tapete para dejar claro lo que se había venido viendo en jornadas anteriores, Brasil no jugaba a nada, y esta vez ni el árbitro, ni la suerte, se aliaron con ella que no pudo batir al portero alemán hasta el minuto noventa y dos y por un descuido tonto de la zaga teutona.

Anoche Alemania me hizo volver a creer en la justicia futbolística y espero y deseo que sea ella la vencedora final del torneo, mientras que mi corazoncito español, a Brasil, le dedica una amplia sonrisa y un enorme adiós...

Fuente fotografía: www.laaficion.milenio.com

lunes, 7 de julio de 2014

Mañana ya será tarde...

Hay un refrán muy sabio, como casi todos ellos, que reza así: "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", y es una verdad como un templo.

Nos pasamos la vida buscando un mañana que nunca llega y, mientras tanto, nos vamos perdiendo lo que tenemos alrededor que, las más veces, suele ser lo más importante de nuestras vidas. Nuestra existencia se produjo porque nuestros padres decidieron traernos al mundo, sin saber qué nos depararía la vida, sin pensar en lo que tendríamos, o no, que sufrir, sin imaginarse sí seríamos felices o no, simplemente nos trajeron a este mundo para vivir. ¿Alguna vez nos hemos planteado esto? ¿vivir?...estamos rodeados de "mañanas" que se van agolpando en nuestras mentes hasta el punto de que nos hacen infelices porque no llegan, o se retrasan demasiado en el tiempo. "Mañanas" que se disfrazan de trabajos pefectos (que no existen), bienes materiales que otros tienen y nosotros no, casas mejores, coches mejores, más dinero,...todos los "mañanas" se reducen a eso pero, ¿y los otros "mañanas"?...no sé si pensamos en que hoy tenemos salud, pero ¿y mañana?...hoy tenemos una familia que nos apoya, unos amigos que necesitan de nuestra presencia, pero...¿y mañana?...hoy estamos todos en la familia, pero...¿y mañana?; hoy vivimos unidos felizmente a nuestra pareja, pero...¿y mañana?. En estos días alguien muy cercano a mí ha recibido la noticia de la muerte de una persona que hace un año estaba feliz, y hoy, sencillamente, no está, y me he parado a pensar sí esa persona habría disfrutado de su vida, de sus hijas, licenciadas, de sus maravillosos nietos, o si se habría pasado sus apenas cincuenta y cinco años buscando "mañanas"...

Pienso que debemos hacer de tripas corazón y afrontar los malos momentos con la mejor de nuestras sonrisas por si alguien se enamora de ellas, o las utiliza para llevar alegría adonde hay tristeza, o les sirven a alguien de consuelo, o se toman como ejemplo. Pienso que no podemos estar todo el día tristes por lo que no tenemos, ya que nuestra gente, la que más nos quiere, sufre cuando estamos derrotados y tiran también la toalla. No podemos permitir que eso suceda, todos tenemos motivos por los que tirar para adelante, y que los "mañanas" sean diferentes: mañana disfrutaré de la compañía de los míos, de mi café, de mi hogar, disfrutaré contando el tiempo que me falta para ver a esa persona que no vive junto a mí, para aferrarme a la vida en lugar de a la tristeza y al dolor, disfrutaré de mi tarde de deporte con los amigos, o con la horita del desayuno...aunque sea Lunes, disfrutad del día, de vuestra vida, y de todo lo que os haga felices porque, de eso podemos estar seguros, mañana ya será tarde...


Fuente fotografía: www.blogscanalsur.es

viernes, 4 de julio de 2014

como siempre...

Todo pasa y nada queda, salvo la certeza de que te vas haciendo mayor y nada es como lo recuerdas. Nuevas responsabilidades, bodas e hijos, van haciendo mella, sin quererlo, en esa persona que fuiste algún día y del que sólo van quedando imágenes translúcidas y borrosas que te hacen dudar si alguna vez fueron reales. En la rutina que se convierte la vida, pocas cosas quedan igual que siempre. Pocos momentos reservas a tí mismo para dejarte caer de nuevo por los lugares del pasado, por las amistades del pasado, por la vida del pasado, en ese trajín diario que nos mantiene ligados a un mundo que gira en torno a tu familia, mujer e hija, desde que sale el sol hasta que se pone. 

No me malinterpretéis, que lo mejor que a uno le puede pasar en la vida es encontrar una pareja que esté contigo para todo y con la que puedas hacer algo tan maravilloso como darle vida a un ser humano que, además, se parece a tí en muchísimas cosas. Lo único que pasa es que, de vez en cuando, necesitas ser tú otra vez, reencontrarte con ése que dejaste atrás y que tienes abandonado, aunque sólo sea durante el corto espacio que hay entre un coche que arranca a la ida, y otra vez a la vuelta, mientras se come la A-44 en dirección a Almuñécar porque allí, entre sus playas, su aroma, su vida, sentado en una mesa con lo dos de siempre, comiendo tu dosis de comida "basura" de una vez al año, te sientes igual que siempre, mientras dejas que todo se quede en Granada, aunque no lo consigues del todo ya que los temas de conversación se desvían a ella y a lo que allí se deja. En esa mesa, se hacen planes para rutas en moto, se ríe mucho y se recuerdan todas esas cosas que algún día os hicieron juntaros y que, diecisiete años después de los primeros fines de semana en Sexitania, siguen vivos en el sabor de un perrito a la plancha en pan de baguette, en el de una hamburguesa de ternera completa, en la conversación siempre evocadora de otros ratos similares, y en el viaje de ida y vuelta poniéndonos al día porque, aunque no queramos, el tiempo pasa y ya hay que preguntarse por la salud más que por otras cosas. 

De la jornada del miércoles deduzco que ya puede seguir la vida en su empeño de mantenernos distanciados, aun viviendo en la misma ciudad algunos de nosotros, siempre tendremos esos ratos y, cuando volvamos a encontrarnos, en alguna de nuestras "frikis" escapadas, podremos constatar que, ocurra lo que ocurra, ahí seguiremos como siempre...

miércoles, 2 de julio de 2014

Inconcebible...

Me niego a creer que sea verdad, y todavía espero que algún resquicio de lucidez se cuele por las rendijas del cerebro del presidente del Real Madrid, y diga Diego (bueno, Diego, no), en donde se ha dicho digo. Me parece mentira y una falta de respeto, de cortesía y de agradecimiento mayúsculas hacia el mejor portero, que lo es, de todos y cada uno de los que han defendido la elástica del club merengue, a pesar de que las comparaciones sean odiosas. No sólo por palmarés, que abruma con sólo enumerar alguno de sus logros deportivos, sino por la humildad, la educación y el saber estar que este Señor ha demostrado no sólo en las facetas del juego, sino en las de paladín del madridismo cuando tocaba representar y dar la cara por el club de sus amores. Ha sido el portero de los dos títulos del Madrid este año; lo siento Diego, hijo, pero me alegro mucho de que salgas por la puerta de atrás del Real Madrid, tú que dejaste al Sevilla en la estacada pensando que serías eterno en el Bernabéu; pero lo de Casillas no, lo de Casillas es una bofetada en toda la cara a la afición del Real Madrid, y de la selección española, aunque esa misma afición, al menos en uno de sus sectores, se haya olvidado de que este señor nos ha dado mucho, y que pasarán años hasta que veamos una gesta como la de Iker bajo las palos de la selección nacional.

Yo sólo puedo decir que desde que me enteré ayer de la noticia, me duele haber animado algún día los colores del Real Madrid que, en cuanto a sus estrellas se refiere, tiene poco de real y mucho de plebeyo,a juzgar por cómo maneja los homenajes a los jugadores que salen de la casa blanca, y de qué manera dejan que se vayan, que esa es otra. Lo de Casillas no me lo esperaba, porque a pesar de no jugar regularmente en la liga, ha sido capaz de defender la portería con bastante nota, y a la postre las competiciones en las que él ha participado son las que el Madrid se ha acabado llevando. Yo, que he sido aficionado de este club durante muchísimos años, y que me he ido decepcionando a raiz de fichajes que en nada casaban con el carácter del Madrid y cuya fama han echado por tierra, no puedo por menos que indignarme ante la noticia, y dar las gracias a "san" Iker, apodo que le puso la prensa (ésa que ahora lo crucifica y habla de relevo generacional), y que parece que ya no vale para nada. En nuestra desgastada memoria selectiva, sólo valen los últimos recuerdos, quedando los demás relegados a la nada, pero sería conveniente recordar a más de uno que sin Casillas, quién sabe si el gol de Iniesta hubiese valido para algo, que sus manos han salvado al Madrid de incontables derrotas que, por juego, hubieran merecido, pero que él se encargó de salvar. Es de los pocos a los que les duele el Madrid hasta el punto de no poder hablar de la emoción ante las malas tardes y las buenas, y le debemos, como mínimo, haber levantado aquella copa de Europa cuando sustituyó a Ilgner, al que acabó sentando en el banquillo...él, un chaval, ganándole la titularidad de todo un Real Madrid al incuestionable cancerbero de la selección alemana, y ahora...

Desde aquí, las gracias a este genio del fútbol que ha hecho que el puesto de portero sea algo más que aquel al que van los que son malos jugadroes de campo; gracias por hacerme vibrar con tus reflejos, con tus espectaculares paradas a las que nadie llega, sólo él, y gracias por todo lo que le ha dado al fútbol nacional, que con él, entre otros muchos,  pasó de ser eliminado en cuartos a hacernos levantar dos eurocopas y un mundial. Sólo espero que si se confirma la noticia y dejas el Madrid, vuelvas con otro equipo y les hagas morder el polvo...

fuente fotografía: www.wikipedia.org 

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...