lunes, 30 de junio de 2014

el instante decisivo...

Hablaba Henry Cartier-Bresson, el insigne fotógrafo francés, del instante decisivo, ése momento casi sublime en que el fotógrafo se encuentra con la fotografía y sólo tiene que apretar el disparador de la cámara para inmortalizar algo que sólo se dará una vez en la vida. Él hablaba de la relación existente entre el hombre y su máquina, asemejándola al momento en el que el arquero visualiza la diana y dispara la flecha para acertar en el blanco, cosa que no es fruto de la casualidad, apenas de la sabiduría, sino de un cúmulo de circuntancias que vienen a resumirse en una, estar en paz, y abierto a todo lo que pasa a tu alrededor, porque así vendrán a tí los momentos y sólo tendrás que disparar. Todo lo demás estará hecho. 

Él se basó en el libro "Zen en el arte del tiro con arco" para definir ese instante decisivo, y debo confesaros que, aun a pesar de haber leído el libro, no he encontrado ese momento de paz interior, de equilibrio con el mundo y con la cámara, digno de ser llamado así, aunque a decir verdad, tampoco es que lo busque demasiado. Durante este año en el que me he paseado por las aulas de la escuela de arte y oficios, he sacado en claro que mis fotos no gustan, así que ando desilusionado y he guardado la cámara un tiempo, que sólo saco para hacerle fotos a mi hija, que es lo más importante de este mundo para mí, y sólo ella centra mi atención mientras decido si merece la pena cursar segundo curso, aunque ahora mismo lo tenga claro.

Pero he aquí que el otro día le puse a mi pequeña Candela un vídeo de Semana Santa (no me preguntéis por qué le gustan, pero le gustan) y yo andaba con la cámara en la mano por motivos de ordenamiento del bolso en que tengo todas las cosas de fotografía, debido a esa desilusión en la que me encuentro inmerso en lo que a ella se refiere, cuando me encontré con esto y lo supe...no había buscado la foto, no había sacado la cámara para hacer fotografías sino para otra cosa, pero me hizo gracia el dedo de mi hija señalando al Señor, como ella llama a todo lo que tenga ver con la Semana Santa (en idioma de dieciocho meses), sea palio, misterio o san Pancracio, y encontré el momento...su dedo índice apuntando a la cara del Señor de la Presentación al Pueblo de san Benito, el dedo acusador de pilatos en el momento de presentárselo al pueblo, la cara de Cristo asumiéndolo todo, todo ello reunido en un momento fugaz que pasó más rápido de lo que lo escribo y lo ví claro, ese día entendí que si existe el instante decisivo, seguro tiene que ver con esta foto... 

No hay comentarios:

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...