martes, 18 de diciembre de 2012

Te saludo...



Te saludo, Señora de los momentos importantes, ésos en los que ya nada parece tener solución y tu intervención resuelve las diatribas, en el día de tu Santo, dieciocho de Diciembre de cada año en nuestra vida. Tú sabes que siempre hay en mi corazón un lugar para Ti, aunque a veces pueda parecer que no existes o que no me interesas; Tú sabes que la necesidad de Esperanza de mi vida y la de los míos va más allá de ir a verte a Santa Ana cada Domingo, y que lo cambio por "cada vez que puedo" aunque en mis noches no haya ni un momento vacío de Ti.

Te saludo, como cada uno hará en este día pero de manera diferente, ahora que me asomo a la antesala del nacimiento de mi hija, uno de los mayores acontecimientos en la vida de cada ser humano, y te saludo de la única forma que sé, escribiéndote en esta Ventana en la que apereces a cada instante. Esperanza, acudo a Ti en este momento especial de mi vida, porque Tú eres especial, porque he compartido contigo los momentos más aciagos, ésos en los que la desesperación me lleva a Ti, convirtiéndote en esa última posibilidad antes del desastre, y porque siempre ganas. No me has fallado nunca, siempre has tenido a bien oirme, tranquilizarme y ayudarme. Por eso, Esperanza, aunque yo sólo te haya dado Martes Santos bajo tu precioso paso de palio (y eso es más un disfrute que una penitencia), solicito un nuevo impulso para mi familia, ahora que, gracias a Ti, vamos a salir de cuentas...

Felicidades Madre, la próxima vez que te felicite en tu Templo, seremos tres los que vayamos a mirarte...

Fuente fotografía: Sergio Aguayo (http://www.granadacofradiera.blogspot.com.es/)

sábado, 15 de diciembre de 2012

Yo sé que puedes...

Yo sé que puedes, que no te has olvidado de nosotros los que, llueva, haga frío o calor, soportamos las inclemencias de la climatología a la vera de Sierra Nevada para verte, porque tú formas parte de nuestras vidas. No importa si nos llevas dando malos ratos mucho tiempo, no importa si tienes arrancadas de caballo y paradas de burro, no importa si no finalizas y, al final, acabas derrotado, porque nosotros confíamos en tí, que tantas veces nos has demostrado que se puede.

Yo sé que podrás lograrlo, que al fin resurgirás de tus cenizas y todos corearemos al unísono los nombres de tus héroes, ésos que de pasado a futuro han hecho grande tu elástica y grande el respeto a tus colores. Me da igual que estos días no hayas podido, porque los has intentado, y con eso siempre me ha bastado, por lo que sigo confiando, semana tras semana, en que destaparás el frasco de la esencia que atesoras, en que vendrá la suerte que te está faltando y entonces, ay, entonces, volveremos a gritar de alegría en lugar de desesperación. Yo sigo acudiendo a tu caldera, domingo tras domingo, esperanzado en tus destellos de calidad, en tus jugadas rápidas y tus acciones al contragolpe, esperanzado en tus remates a gol y en las celebraciones en las gradas, aunque luego tenga que irme cabizbajo, renegando de los que pilotan tu nave, enfadado con las actitudes de algunos sobre tu césped, y pensando en cómo acabará todo esto cuando los cocodrilos de segunda asoman bajo el foso. Pero sigo acudiendo orgulloso de llevar tus colores, de sentirme una más entre las miles de gargantas que nos dejamos la voz arropando a tus jugadores, de acudir con mi gente a verte, aunque los tiempos sean difíciles y pinten bastos. 

Me da igual que alguién diga que no tienes banquillo, que en las segundas partes desapareces, que se podría dar más en el campo, que sobran algunos y faltan otros; me da igual lo que digan los entendidos porque nadie dijo que iba a ser fácil, ya que sabemos de dónde venimos y quiénes somos. Lo bonito de lo tuyo es que con poco logras mucho, y si no que se lo pregunten al Camp Nou que tuvo que esperar al descuento para llevarse los tres puntos, que se lo pregunten al Real Madrid que te visitó y casi salió trasquilado la pasada temporada, que se lo pregunten no hace mucho al Atlético de Falcao que casi muerde el polvo en tu estadio, o al Bilbao que si no es por su portero se lleva una goleada, y a tantos otros que se llevaron algo de tu feudo sufriendo como siempre, porque esto es diferente. No, yo no creo que no sepas, ni que no quieras, yo sólo creo que el fútbol es caprichoso, que la suerte no es esquiva y que a poco que entre el balón sólo un diez por ciento de las veces que lo intentas, este deporte nos dará lo que hasta ahora nos está quitando, pero eso sí, cada vez que saltes al campo, seguiremos rugiendo por tí.

Yo sé que puedes, vamos Granada...  


Fuente fotografía: www.migranada.com

viernes, 7 de diciembre de 2012

Diciembre...

Hace siete días que estrenamos el mes, y todavía no he tenido tiempo de sentarme ante el teclado para compartir cosas con vosotros, lectores de fidelidad desinteresada, que tanto me venís dando a diario. No he tenido tiempo y, curiosamente, éste me ha venido esta lluviosa mañana, víspera de la Inmaculada Concepción de María, en el trabajo que tan poca gente va a visitar hoy; ahora que puedo pararme un rato, mientras observo la plaza vacía, sólo alterada por el discurrir de los repartidores que, ellos sí, desafían a la climatología para hacer llegar sus portes a los destinatarios. 

Durante los pocos días que llevamos del mes que pondrá fin al dos mil doce, sólo he tenido tiempo para constatar que el invierno ha llegado, por fin, con dureza, llenando los cristales de vaho, las lunas de los coches de la ya olvidada escarcha matutina, y haciéndonos sacar las ropas de abrigo que ya nos acompañarán durante toda la estación, y me ha alegrado no tener tiempo para nada, porque he estado ocupado en importantísimas cosas que han cambiado nuestra vida (la de mi mujer y mía) y en otras que preparan lo que ha de venir y que nos la cambiarán también, de forma definitva. El pasado fin de semana, entre la visita a los Cármenes sin "chicha" ni "limoná", y el almuerzo relajado en el nuevo centro comercial de la ciudad, nos afanamos en ir preparando las cosas que pertenecerán a nuestra hija, y que ayer mismo acabé de montar quedando a la espera de que ella, al fin, las utilice; empecé a idear cómo irá el Belén de este año en el que seguirá habiendo mula y buey, y en el que no sé si los Reyes saludarán al Niño con acento andaluz o no,  y cuyo montaje nos mantendrá entretenidos durante buena parte del fin de semana que entra en el que adelantaremos, D.m, alguna compra que otra para que no nos pille el "toro".

Pero lo más importante, lo que nos ha tenido verdaderamente ocupados, más a ella que a mí, si bien yo he participado de alguna manera escuchándola, animándola, y compartiendo con ella todos los amargos sinsabores de este último período en esa importante etapa de su vida, ha sido la consecución de su Tesis Doctoral, que culminó felizmente con una exposición magistral el pasado miércoles. 

Como yo le he dicho alguna vez que otra en plan de broma, se ha enfrentado ya a su primer parto, ése que acaba tras siete años y medio de entrega diaria, de investigación a deshoras, de trasnoches y madrugones, y sobre todo de esfuerzo, mucho esfuerzo, que anteayer se vió recompensado a tenor de lo ocurrido en el salón de grados de la Facultad de Ciencias. Ya todo ha terminado, el merecido descanso del guerrero llegó, al fin, y ya se ha vuelto a acordar de que el otro parto será inminente aunque, por la cara de felicidad de tiene, lo va a afrontar sin el agobio que estos últimos meses se ha apoderado de ella. Dentro de unas semanas, cuando su hija venga al mundo, los brazos que la acojan serán los de una madre doctora.

Al final, el pan bajo el brazo ha tenido forma de un importantísimo título académico, Enhorabuena.


Fuente fotografías, por orden de aparición: www.ypuntoalicante.blogspot.com, y www.tecnum.es.  

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...