viernes, 20 de julio de 2012

Tiovivo...

Duerme durante el día, celosamente protegidos sus caballos por las lonas que los apartan del calor de la Costa del Sol, silenciosa la música y apagadas las luces, sin más compañía que los cientos de niños que recorren el paseo a la hora del baño, a la vuelta del mismo, cuando van junto a sus padres a por la cervecita del mediodía antes de ir a casa a almorzar..."papá, esta tarde venimos", mientras que el padre contesta afirmativamente intentando que el niño se concentre en no tirar los útiles de la playa y puedan quedar éstos desparramados sobre las rojas losetas.

Al atardecer, al tiempo que los bañistas disfrutan del mar en Fuengirola, el dueño del mecanismo se afana ya en ir quitándole el polvo que le haya podido caer a las figuras del tiovivo, preparando todo para cuando los padres acudan con los hijos a la hora del paseíto tras la jornada playera, ajustando todas las piezas, todos los anclajes, como seguro viene haciendo desde hace tiempo a juzgar por la categoría del columpio, y del aroma a tiempo transcurrido quer se percibe al entrar en él o al pasar cerca suyo. Con precisión de relojero se va limpiando el suelo, y se espera a la selecta clientela que, sentada a lomos de los caballos de madera, soñarán ser intrepidos jinetes sobre los corceles veloces, al tiempo que buscan a sus madres entre las caras expectantes y sonrientes, y se sienten seguros abrazados a sus hermanos mayores que cuidan tímidos de ellos, sin querer formar parte de ese entramado al que pertenecieron, empero, no hace mucho tiempo y que seguro añorarán dentro de nada.

Siempre que he ido a Fuengirola me ha llamado la atención este tiovivo, siempre le he contado a mi padre la calidad del mismo, sabedor de que a él le gustan estas cosas, y alguna vez que otra me ha incitado a retratarlo, cosa que hice el fin de semana pasado. Es curioso como siempre que pasas por su lado sientes la felicidad a flor de piel, y es que te contagian las caras de ilusión de los pequeños, las de los padres, y las risas que inundan por doquier la plaza en la que se alza la majestuosa fábrica de ilusiones, en forma de luces y caballitos de madera. Por él suben y bajan, al mismo ritmo de los estáticos equinos, los pensamientos del que os habla y de su esposa, que contempla en silencio la escena recordando cómo hace tiempo su hermana, y ella misma, eran alzadas por las manos de mi suegro, y quizá pensando ya en el momento en que sea ella la que espere en el suelo mirando como su hijo (o hija) le saluda agarrado a las bridas de la infancia...

 

viernes, 13 de julio de 2012

Para vosotros...

Para los que te echan de menos, escribo hoy.
Para esos que buscan ansiosos el sábado eso mismo de lo que yo huyo, cruzándose nuestros caminos uno hacia arriba y los otros hacia abajo.
Para esos que se despiden el domingo por la noche, tarde por las caravanas, dando besos a los que quedan en tí esperando su vuelta a la semana siguiente.
Para los "devorakilómetros" que tras llenar el tanque y pisando a fondo (sin pasar de 120 km/h) se acercan a tu clima, a tu brisa y a esa paleta de añiles y celestes que es tu cielo en el estío.
Para los que no tienen la piel morena, azotada por tu sol mediterráneo, y el único aire que los refresca es el acondicionado en sus casas y trabajos.
Para los que cogen el teléfono y escuchan cómo sus hijos les cuentan que se están bañando y que cuándo vienen.
Para los que esperan una semana, contando las horas, distrayendo el espíritu con la trasnochadora lectura y la mente con el pádel, para encontrarse contigo en cualquier rincón.
Para los que recorren el paseo de lado a lado, ya que la crisis no nos deja muchas raciones en los bares, disfrutando de la noche y de la compañía.
Para los que te buscan y desean dormir en tí, arruyados por las olas del mar que seguro despertará recuerdos.
Para los que crecieron en tus calles, y hoy empiezan  a bajar la cuesta de la edad.
Para los que aprendieron a nadar en tus aguas, y hoy demuestran lo aprendido con sus vástagos.
Para vosotros, que respiráis hondo para sentir su aroma en la distancia.
Para los que sienten que son parte de tí, y tú eres parte de ellos.
Para los que empiezan a revolver cualquier esquina y se sorprenden de que ya no está el garito en el que descubrieran tantas cosas.
Para los que ven su juventud en cada calle, su infancia en cada helado, y su vida al perder la mirada en tu mar.
Para los que rezan en la iglesia de la Encarnación por la abuela que, de niños, los llevara.


Para vosotros, que en el entramado gris que, a veces, son las calles de Granada, anheláis el color que os da su playa...

viernes, 6 de julio de 2012

Paz...


Cuando la mañana del Domingo de Ramos derrama su luminosidad por las ventanas inundando todos y cada uno de los resquicios de nuestras almas, siempre queda un hueco entre mis devociones para Ella. No importa las veces que nos paremos a mirarla, porque siempre habremos de encontrarla igual, tan niña y a la vez tan mujer, siendo la novia del barrio al mismo tiempo que la Madre de Dios, dejando que su nombre nos hable de tiempos mejores, de tranquilidad, de buenos sentimientos y de un mundo mejor. En estos tiempos que corren en que todos nos dedicamos a retener lo poco que nos va quedando de dignidad para no mandar al que oprime más allá de donde apuntan sus zapatos, Ella siempre está ahí, para mirarla cuando las cosas no salen a nuestro antojo. Hoy día la vida nos obliga a aferrarnos a los buenos momentos para no concentrar en demasía nuestros pensamientos en lo que nos preocupa, y Ella siempre está en los míos quizá porque, en esos momentos, necesite lo que su nombre me brinda para medir la belleza de la vida.

Ella, con su manto azul, reflejo del cielo del día en que sale a recorrer Granada, es una de las Vírgenes de nuestra Semana Santa que no llora por fuera, sino por dentro, y me gustaría saber si los motivos son los que todos suponemos, o hay algo más que la aflije y tiene que ver un poco con su nombre. Su Hijo está entrando en loor de multitudes por el arco de Elvira hacia Granada, pero las alabanzas que recibe puede que no sean del todo ciertas, o respondan más a las ganas que tenemos de cofradías en la calle que de lo que representa esa entrada realmente para nosotros los cristianos. Puede que mientras aclamemos al Señor montado en el pollino como el Rey de reyes, su Madre y la nuestra ya se esté adelantando no sólo unos días hacia adelante, sino veinte siglos, y se le corten las lágrimas al contemplar cómo es el mundo actualmente, y cómo hemos utilizado las enseñanzas del Maestro. Precisamente, Ella quiere para nosotros lo que su nombre representa, quiere que nos amemos los unos a los otros como su Hijo nos dejó dicho, y quiere que no haya guerras entre hermanos mas, sin embargo, la Paz es consciente de que en este mundo loco reina todo menos eso.

Cada vez que me levanto y pongo las noticias de la mañana, me inundan los sentidos los crímenes que asolan nuestro día a día y que se han convertido hasta en normales de tanto como los hemos escuchado; así, la violencia de género, los padres que ocultan a sus hijos, los que asesinan y secuestran, preocupan y mucho a nuestra sociedad mientras que poco o nada se hace por evitarlos. En este mundo lleno de injusticias, la bondan de Jesús y de María sólo tienen cabida en el corazón noble de algunas personas que guían a las demás hacia la bonhomía más altruista, pero por desgracia pocos son los que les siguen en su intento, y muchos los que desoímos la llamada. En la actualidad, los motivos de llanto son muchos y contínuos, y los recuerdos pesan más que las ilusiones en muchos casos, por lo que hay gente que no quiere oir hablar de Dios, como no quiere pensar en el futuro. A ese futuro que se me antoja ilusionante a pesar de los pesares, otros lo miran con vestido negro en su desesperanza, por lo que creo que Ella es la más adecuada para sacarnos de este atolladero en el que nos desenvolvemos, por desgracia, como pez en el agua, y por eso necesito pedirle, en estos tiempos más que nunca, que su nombre inunde el mundo por completo, para que los que han de venir la sigan mirando esperanzados...

"Llena de Paz mi camino, dáme con tu paz la calma, y de Paz siembra el destino de mi vida y de mi alma". (Pascual González)

miércoles, 4 de julio de 2012

Veraneantes...


Hace ya unos días que vengo practicando el sano "deporte" de bajar a refrescarme un ratito después de trabajar, y es que alguna ventaja tiene hacerlo cerca del mar, y me hace gracia lo desamparados que se encunetran los veraneantes que deciden tomar sus vacaciones días antes del quince de Julio (o después del treinta y uno de Agosto). A partir de ese día, los operarios se afanan en limpiar la playa casi todas las mañanas, el "socorrista" se encuentra colocado en su puesto sobre nuestras cabezas y la plataforma azul con su tobogán se mece al ritmo del mar de verano, porque parece que el mar de los días previos a las medianerías de Julio, ni es de verano ni es mar.

Si eres de los que huye de las aglomeraciones en las piedras sexitanas, si le temes a una vieja con una sombrilla más que al mismísimo Bin Laden, si eres de los que prefiere la tranquilidad de Junio (o de Septiembre) para disfrutar de la playa, debes tener cuidado con cortarte, evita las medusas más que nunca, y no se te ocurra desmayarte porque va a ser difícil que alguien pueda socorrerte. En Junio no se tiene derecho a prácticamente nada, porque parece ser que los veranenates que inundan hasta el hastío nuestra bellísima localidad costera desde Julio a Septiembre son los únicos que pueden optar a unos servicios mínimos dentro de nuestras playas ya que, supongo que al ser más, son los únicos que merecen respeto por parte del consistorio municipal que ningunea e ignora a los restantes que, curiosamente, se dejan más dinero, puesto que en Agosto no hay quien pise un bar en Almuñécar.

Con el verano, llega la mala calidad en el servicio de los restaurantes y bares que, colpasados, se ven obligados a contratar a cualquiera con tal de que las comandas vayan saliendo; disminuye la calidad de vida de los que vivimos todo el año, acabándose a partir de ya mismo la tranquilidad en el sueño, ya que las voces de los niños, de los despreocupados padres, la multiplicación de los ladridos de los perros, las idas y venidas de pandillas de verano, y un largo etcetéra de cosas parecidas que se prolongan  hasta altas horas de la madrugada, impiden dormir al que al día siguiente debe ir a trabajar a la misma hora que en invierno y que no tiene derecho a veraneo por multiplicarse, además, las ventas de su patrón. Con el verano se hace imposible aparcar el coche, ocupados los aparcamientos por infinidad de vehículos con sus lonas, sus sábanas en las lunas, sus capas de polvo...que son dejados ahí el día quince de Julio y no se mueven, en algunas casos, hasta el quince de Septiembre; con el verano llega el trabajo doble, el no saber a qué hora vas a abandonar la tienda, y el ver pasar a las mismas caras de siempre que hacen las mismas cosas, porque no varían en un ápice su "modus operandi".

Llevo ya con éste cuatro veranos en Almuñécar, y cada año que pasa constato que, en Agosto, la gente que vive aquí durante el año, huye despavorida hacia sus casas de los pueblos de montaña, como Jete, Otívar y Lentejí, en donde las noches de calor se llevan mejor y no hay "quincenos" en los alrededores. Nunca he tenido nada en contra de los veraneantes, pero es que en algunos casos se olvidan de que el hecho de que ellos estén de vacaciones no debe alterar en ningún caso la vida del que no lo está, como es mi caso, y que sufre en demasía los desmadres de los ocupantes de los pisos que, de quince días en quince días, se convierten en vecinos con los que no se puede convivir.

P.D: Todos hemos sido, somos y seremos veraneantes a tiempo parcial, pero ¿seguro que sabremos comportarnos?.
        La fotografía está extraída de: http://blocdenotasdecata.blogspot.com/2010/08/tema-de-hoy-sombrillas-playeras.html

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...