jueves, 21 de junio de 2012

Feliz verano


Era una persona normal, o por lo menos se había considerado como tal desde que tuviera uso de razón, hijo de personas normales, hermano de personas normales, que no habían hecho gran cosa en sus vidas aparte de ser sus padres y hermanos, si es que eso puede considerarse como algo poco importante. Desde pequeño, en su infancia en el colegio de religiosas, su carácter se fue forjando algo distraído, y su melodiosa voz, casi hipnótica, había conseguido engatusar a todas y cada una de sus profesoras, desde párbulos a COU, consiguiendo ser esa persona que no pasa desapercibida pero que tampoco llega a destacar, transcurriendo sus estudios entre notas mediocres y bastantes desamores estudiantiles en los meses que duraba el curso, porque en las vacaciones siempre regresaba.

Las vacaciones eran otra cosa, tradicional y metódica, repetitiva incluso, siendo cada una un calco de la anterior y ésta un adelanto de la próxima...Misa del Gallo en la parroquia en donde fue bautizado, al igual que sus padres y abuelos, Cabalgata de Reyes y posterior regalo junto a la chimenea de la casa, y un pedazo de roscón frío con café bien calentito, en la víspera de volver al internado de la capital. La Semana Santa pasaba por la procesión de Palmas en la misma parroquia en la que celebró la Misa del Gallo, y por el Viernes Santo junto a la Virgen de los Dolores que llevaba en la mano el rosario que perteneciera a su abuela, y que tanto la recordaba a ella, pero las mejores vacaciones eran, sin duda, las de verano...

En verano todo era diferente, se acababan las clases y, tras el primer roce con su padre por las notas obtenidas, llegaban los planes con los amigos y los baños en la playa, cuyos colores le llevaban a los momentos de su infancia, cuando su abuelo lo llevaba de pesca en la desvencijada barquichuela que de tantos años había perdido el color pero seguía surcando los mares casi con elegancia de navío. El verano olía a álamos, a los que acudían en panda a disfrutar del fresquito en la vega de la ciudad, antes de viajar hacia el mar, refugio de sus pensamientos. El verano le permitía sentirse libre, a "lomos" de la BH que había sido de sus primos, en cuya cadena no podían engancharse los pantalones ya que éstos eran cortos y, además, los estrenaba. El verano le sabía a los helados de la heladería del paseo, y a las tapas del bar de Sancho, que siempre le regalaba un dulce cuando pasaba por la puerta; el verano le recordaba a Elisa, a Lourdes y a Susana, y a lo que nunca llegó a conseguir más por falta de valor y una buena dosis de timidez que por un verdadero rechazo por parte de ellas, aunque ahora poco le importaba; el verano medía la distancia entre la ciudad y su rutina, y lo más cercano al paraíso que a él se le antojaba en forma de olas golpeando sobre los acantilados...el verano...pero el tiempo pasa, y el muchacho se descubrió un día inmerso en el invierno más duro que nunca hubiese llegado a vivir; un permanente invierno de soledad, de trabajo y de desvelos, que le había obligado a alejarse de esa playa durante demasiados años, de tal manera que cuando pudo regresar lo hizo completamente cambiado; sin  fuerzas, cabizbajo y taciturno, su vida se presentaba ante sus ojos a cada destello del sol sobre la inmesidad salada. Ya las cosas no eran lo mismo que cuando disfrutaba de su playa, su mujer no estaba con él para poder contarle las mismas historias de siempre con las que ella seguía sonriendo a pesar de las veces que las había escuchado; sus hijos buscaban otros lugares de descanso para adaptarse a las necesidades de sus nietos, y la vieja casa ya sólo la visitaba él, aunque no dormía nunca en ella. Aun así, necesitaba volver de vez en cuando y adentrarse en ese mar en el que su madre le enseñara a nadar algún día de verano y, al rozar sus pies la arena, al notar en ellos el frescor del suave oleaje, volvía a tener diez años y a sentirse en paz consigo mismo...

Feliz verano...

Fuente fotografía: Petaqui

1 comentario:

PEPE LASALA dijo...

¡¡¡PRECIOSO!!! No tengo palabras amigo, me ha encantado. Te deseo también para ti y los tuyos un feliz verano. Un fuerte abrazo desde el blog de la Tertulia Cofrade Cruz Arbórea.
http://tertuliacofradecruzarborea.blogspot.com/

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...