martes, 29 de noviembre de 2011

Asiento 72: Athletic de Bilbao 0 - Granada CF 1


Hay veces en la que no es necesario marcar muchos goles para dar espectáculo, porque éste se puede encontrar en todas las demarcaciones posibles dentro de un rectángulo de juego, y hay veces que sólo basta con tener una oportunidad y meterla ("lo importante es meterla" que diría Caparrós) para sumar tres puntos que volteen la situación de un equipo.

Eso es lo que el domingo, a mi humilde entender, le ocurrió al Granada en la Catedral, ante un Bilbao que lo intentó por todos los medios, rozando la ilegalidad en algunas acciones, pero que no consiguió sacar de su sitio al Granada, muy atento durante los noventa minutos, y tuvo que conformarse con no irse con un 0-3 de haber convertido el equipo visitante las dos clarísimas oportunidades de las que dispuso en botas de Mikel Rico, que volvía a la que fuera su casa, y Geijo en el descuento.

El partido se presentaba duro, y lo fue, porque siempre que se juega en san Mamés el equipo visitante se encuentra con un anfitrión fuerte, agerrido y con muchísima experiencia en primera división (recordemos que junto con Madrid y Barcelona es el único que no ha descendido nunca), lo que hace muy difícil sacar algo positivo de allí. Pero el domingo fue diferente, y lo fue gracias a la eficacia de Diakaté en la zaga, casi al borde del espectáculo, a la que se unió la de Roberto, una vez más, para sacar balones decisivos que consiguieron mantener la portería a cero y, cómo no, la de Íñigo López, que al glorioso remate de cabeza por encima de la defensa vasca que supuso el único gol del encuentro y que nos daría, a la postre, la victoria, sumó un despeje "in extremis" ya en la segunda mitad, con Roberto batido, para alejar el peligro de la meta granadinista.

El Granada la tuvo y la metió, cosa que se nos estaba negando desde hacía mucho tiempo, y que cambió en el punto de inflexión que supuso el Pizjuán, que continuó contra el Mallorca en casa y que el domingo se confirmó. Gracias a eso, podemos mirar a los puestos de descenso, por ahora, desde el retrovisor, y muy ilusionados con el resto del Granada - Mallorca, que de mantener el resultado cosechado hace una semana, nos permitirá escalar bastantes posiciones en la tabla.

"De domingo a domingo te vengo a ver, cuándo será domingo para volver"...Granada CF- Real Zaragoza, en los Cármenes...


Fuente fotografía: Rojiblanco Horizontal

jueves, 24 de noviembre de 2011

Detalles








lunes, 21 de noviembre de 2011

Asiento 72: Deporte 0 - Barbarie 1




Poco importó anoche que ambos equipos se fundieran en uno sólo a favor de Martins y su hijo; poco importó que un Granada frío como la noche que le deparó el clima al choque, le diera la vuelta al marcador en unos soberbios e ilusionantes cinco minutos; poco importó que el estadio, una vez más y he perdido la cuenta, se llenara a pesar de las bajas tenperaturas, la lluvia y de la "pelúa" que nos dejó caer nuestra querida Sierra Nevada; poco importaron las perlas de Siqueira primero, y del propio Martins después, para neutralizar y remontar, respectivamente, el tanto de Casadesús en la primera mitad...poco importó todo esto, porque cuando mejor estaba el equipo, cuando la afición empezaba a recuperar sensaciones de temporadas pasadas, cuando Los Cármenes cantaba, apretaba y animaba, un desalmado, impresentable, enemigo del sentido común y del espectáculo al que estaba asistiendo, le hizo un flaquísimo favor a los colores que dice defender,y asestó un "paragüazo" al linier que, dicho sea de paso, estaba cuajando una actuación intachable. Tras eso, ya no sirve nada más, ni las declaraciones de Pina (necesarias pero inútiles, sobre todo si tenemos en cuenta que hay favoritismo por su parte a los más exaltados de Los Cármenes), ni las de Fabri, ni las acusaciones posteriores que llevaron a la policía a detener al autor de los actos, un muchacho menor de edad que se olvidó de todo para dejarnos sin nada, cuentan a tenor del ridículo del que fuimos testigos los que allí nos encontrábamos.



La afición del Granada, siempre con su equipo, nunca violenta y respetuosa al máximo, se vió mal retratada por parte alguno de estos energúmenos que siempre han demostrado que, además de animar, que lo hacen y bien, también encienden y crispan los ánimos de los visitantes. Anoche la ciudad quedó mal, porque es triste que después de treinta y cinco años sin pisar la primera división, tengamos que ser precisamente nosotros los que, tres años después, rememoremos los actos acaecidos en Bilbao cuando de manos del mismo árbitro se suspendió el último encuentro por motivos similares. Es triste que una noche emotiva, propiciada por el golazo de Martins que devolvió a la grada ilusión y confianza, que se emocionó cuando el 17 granadinista marcó el tanto y lo dedicó a su hijo enfermo con lágrimas en los ojos, se enfriara gracias a que algunos estaban demasiado calientes. Reflexionen, directivos del Granada, que el estadio no lo llenan sólo algunos radicales, sino los niños a los que ustedes obligan a pagar, y el resto del campo, que ajenos a la violencia deplegada por los de siempre, se fueron a su casa cabizbajos y cariacontecidos, una vez más, ésta por razones ajenas al juego del equipo.


Vamos Granada, que con noches como la de ayer (sobre todo en la segunda mitad) se auguran cosas muy buenas, si la ceguera de tus dirigentes y la barbarie que ayer ganó el encuentro nos dejan disfrutar de ellas...

Fuente fotografía: Rojiblanco Horizontal

viernes, 18 de noviembre de 2011

Amor...










María Santísima del Amor y Nuestro Padre Jesús de Nazaret.


Parroquia san Isidro Labrador. Pino Montano (Sevilla)


Fuente fotografías: archivo particular de Delfín Gandiaga

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Querido Alfredo...




"Querido" Alfredo:



Te hablo desde la España del "mileurismo", desde la de los desahucios, del paro y desde la forzosamente laica que vosotros habeis propuesto. Te hablo desde mi rincón, ése que sigue siendo verde porque tengo Esperanza en que todo esto ha de cambiar, a pesar de los pesares, y un poco atónito ante las últimas declaraciones que has hecho desde tus improvisados púlpitos. He de decirte, porque no lo sabes, que nunca comulgué con tus ideas, ni con las ideas de los que te precedieron, pero es que ahora comulgo menos, (bueno en la iglesia sigo haciéndolo porque no podeis quitármelo), pero no con las falacias que nos envías en cada uno de tus mitines porque, "querido" Alfredo, hoy te pregunto: si Rajoy es una marioneta de Aznar, ¿quién mueve tus hilos?...no contestes, te lo diré, los mismos que han manejado tu partido desde siempre, exactamente los mismos, ésos que nos habeis metido en dos crisis económicas graves, yo recuerdo ésta y la anterior, y Solbes, tú, Felipe y los Guerra, habeis estado en las dos, sólo que con menos canas, pero con las mismas chaquetas de pana.



"Querido" Alfredo, eres químico, por eso sabes de fórmulas, y aseguras tener la que nos sacará de la crisis, pero...¿por qué no la sacaste hace ocho años criatura?...también te lo diré, estabas más preocupado por negarla cuando os subisteis de nuevo al poder y, nada más coger las riendas del gobierno, reconocisteis que la tal "recesión" era, quizás, algo más serio. Yo, en cambio, de fórmulas poco; "fórmula joven" en el Corte Inglés cuando me compro unos vaqueros, "fórmula V" en la música de otros tiempos, y la fórmula 1 los domingos con Alonso, pero sin saber de fórmulas, quiero formularte otra pregunta...si Rajoy usa la crisis para ganar votos, Alfredo, ¿qué hicisteis vosotros con el 11-M? ¿qué hicisteis con el "no a la guerra", cuando os rodeabais de incongruentes que destrozaban a EEUU y luego paren a sus hijos en la mejor clínica, privada por cierto, de Nueva York?, dime Alfredo...¿qué hicisteis?...



Te sigo hablando, Alfredo, desde los colegios de pago de los que no podeis erradicar las creencias más incrustadas de nuestra idiosincrasia, para preguntarte si tus hijos, y los hijos de tus compañeros de gabinete, rezan en las aulas de sus escuelas privadas ante los mismos Crucifijos que quitasteis de las públicas o, si por el contrario, en las escuelas "públicas" donde ellos estudian ya no queda nada que huela a pasado; perdón por mi torpeza, a "pasado" huelen tus mitines, a "pasado" suenan tus palabras, y no quiero formar parte del "pasado" en el que dices luchar por lo que quiero. ¿por qué no has luchado por el trabajo de mi gente? ¿por qué no has luchado para que a tantas personas no las dejen en la calle? ¿por qué no has luchado por la verdad desde el principio?..desconozco la respuesta, pero si sé que el veinte de Noviembre (qué fecha más bien buscada Alfredo), no acudiré a las urnas para revalidarte en tu puesto, más que nada porque no creo que seas la persona indicada para el cargo, ya que de haberlo sido, "querido" Alfredo, has tenido demasiado tiempo para demostrarlo.



Un saludo de un votante indeciso...

lunes, 14 de noviembre de 2011

Echar de menos...

Echar de menos, añorar, extrañar, echar en falta...es la esencia misma del hombre que ve cómo su vida evoluciona, anticipándose a cambios que sólo están en la mente y preparándose, en consecuencia, para ellos; constituye uno de los pilares del alma humana, de su propia existencia, que se balancea acunada por los brazos de los recuerdos que dan forma a la añoranza. Se puede echar casi todo de menos, desde los tiempos felices de la infancia, los juguetes de los que disfrutáramos, las personas que nos acompañaran...se puede echar de menos el patio del colegio, los primeros compañeros, antiguas amistades y amores precoces e inexpertos (bueno, quizá para éstos no sea añoranza la palabra adecuada), y todo esto se desata cuando la chispa de un comentario, una comida con gente de esa época, o cualquier otra circunstancia prenden la llama de la mente y salta de pronto la sensación especial que da el no tener lo que tuviste, no estar en donde estuviste, o no querer a quién quisiste.



Cuando pasan los años, la añoranza se va convirtiendo en compañera de viaje de todos y cada uno de nuestros días, hasta el punto de que siempre estamos echando de menos cosas que ya no tenemos, o lugares que ya no hemos vuelto a visitar...se van echando de menos los familiares y amigos cuando el trabajo cambia tu lugar de residencia, se echa de menos el deporte cuando por motivos físicos no puedes volver a practicarlo, y se echa de menos una casa, una pandilla, e incluso alguna que otra melodía que nos lleva a situaciones queridas por nosotros en algún momento pasado de nuestra realidad...sí, siempre estamos añorando, desde que nos levantamos hasta el instante en que nos entregamos al sueño, buscamos en las estanterías del fuero interno aquello que alguna vez nos hizo felices y hoy es sólo sueño y tiempo pasado.



Echar de menos...eso es lo que a mí me pasa cada vez que te miro, Esperanza, o acudo a tu encuentro en cualquiera de esas calles que sólo recorro en Martes Santo, y lo que siento cuando alguno de los tuyos me recuerda lo que compartimos bajo tus entrañas, por las que sigo viviendo en la distancia, o lo que experimento cada vez que se arrían los cuatro zancos de la Custodia en la mañana del Corpus, desde que suena el llamador para abandonar su paso, en ese Jueves que sólo tiene Granada. Echar de menos es la causa de que mis ojos se llenen de lágrimas al mirar de soslayo a Maravillas, cuando mis pies me llevan a san Pedro en donde tantas cosas ya he vivido. Echar de menos es no ver más la calle Mulhacén desde los respiraderos de Nuestro Padre Jesús Despojado, aunque no duela. Echar de menos es no poder tocar los pies del Sagrado Protector , situados a la izquierda de tus ojos, cuando la cruz se hunde en el calvario de lirios antes de que su cuadrilla se disponga a ponerlo en la calle. Echar de menos...es escuchar esa marcha de palio, "la Saeta", y no estar debajo de la que me permitió estrenar mis esfuerzos costaleros; aunque eso, pensándolo bien, este año que entra no lo sentiré, este año que entra no, no sabré lo que es echarte de menos, y espero que nunca vuelva a saber lo que eso significa...este año, Madre, no tendré que mirar una fotografía de Viernes Santo, y echar de menos...

viernes, 11 de noviembre de 2011

La Granada que se fue...

Deambulando por la Feria del libro antiguo y de ocasión, como me gusta hacer siempre que puedo para matar los dos pájaros de un tiro que suponen ver libros, de un lado, y pasear por el centro de la ciudad del otro, me encontré con varios puestos interesantes en lo que a curiosidades se refiere, por lo que no tuve más remedio que hacerme con algunos ejemplares de determinados temas que, en mí, os podéis imaginar de lo que van.

Entre los facsímiles con recetas antiguas, relatos fantásticos, manuales de mil cosas diferentes, y los editoriales que sacara la desparecida caja provincial y, anteriormente, la biblioteca del movimiento, aparecían innumerables libros acerca de dos de mis temas favoritos, Granada y la fotografía, o la fotografía y Granada, que en tierra de reyes tanto monta, monta tanto; Y fue un tremendo hallazgo un "librito" en el que, sobre fondo amarillo, letras negras me llamaban con un sugerente "Granada 1900", con lo que no pude menos que adquirirlo. En sus páginas, envuelta en una lectura rápida y agradable, aparece la Granada de mis abuelos, y la de mis padres también, si bien esta última con menos aportación fotográfica, en la que las instantáneas de Ayola, del archivo de la Casa de los Tiros, y alguna que otra aportación privada, nos presentan cómo fue la ciudad que nos precedió, y la que hemos recibido en herencia. El Darro encontrándose con el Genil a "pecho descubierto", la ciudad dividida en dos orillas, los coches de caballos, los hombres con capa, "chorrojumo" y Valparaíso, el Tranvía de la Sierra (tremenda pérdida para nuestra ciudad, por otra parte), y ese característico sinfín de paisajes que han hecho de nuestra ciudad ese lugar idílico por el que han pasado tantísimas personalidades, desde el momento en que Boabdil llorara su pérdida. Desde esas páginas, he conocido momentos históricos de Granada, cómo la realización del embovedado sobre el Darro, el posterior "reventón" del mismo que dejara ese tremendo socabón en la mismísima Puerta Real de España, la demolición del Puente de Castañeda, del que sólo queda ya el nombre de la calle, y lugares emblemáticos de la Granada de principios del XX, como el café Colón donde se relizaran las tertulias de los cultos señores de la época....con el libro, se han reavivado las ganas de seguir haciendo fotografías de la ciudad, y de escribir sobre ella, por lo que recomiendo al que le interese que lo busque, u otros más voluminosos y con mayor género, como puede ser el del citado fotógrafo Ayola que, curiosamente, descansa en las estantería de casa de mis padres para mi disfrute personal y el de mis hermanos.




No cabe duda de que no se puede transmitir en un post todo lo que me ha devuelto, en unos casos, o me ha descubierto en otros, el gracioso "librillo" que os comento, pero sí puedo hoy, gracias a un correo electrónico que me ha mandado mi padre no hace mucho, haceros partícipes de esa ciudad de la que apenas conocemos nada los que nacimos, p.e, en el año setenta y siete, y que tuvo por principal protagonista un maravilloso sistema de transporte público que erradicaron por ser poco práctico en la futura Granada, y que hoy, años después, tiene abierta la ciudad de Norte a Sur, esto es, el tranvía...


miércoles, 9 de noviembre de 2011

sobre Fray Luis de Granada...





Sobre su pedestal, nos da la bienvenida cuando, desde cualquier acceso, bien sea Carnicería, bien sea Jesús y María, nos acercamos a la belleza centenaria de la iglesia de Santo Domingo. Él, desconocido para muchos de los granadinos que ni reparan siquiera en su presencia, de tantas veces como se pasa a su lado, camino del trabajo o de la casa, todo aquel privilegiado que viva por los alrededores del Realejo. Es uno de los ilustres personajes de esta ciudad, que tanto sabe de figuras olvidadas, aunque no seré yo el que reúna su historia en esta ventana, ya que esa labor es más de alacenas o conventos, pero sí me gustaría acercarme a lo que fray Luis de Granada, que así se llama el representado, vive a diario de Lunes a Domingo, de Enero a Diciembre, en ese emplazamiento del que dispone para testimoniar el devenir diario de su barrio.




Sobre su cabeza revolotean los pájaros que sirven de banda sonora a los amaneceres y atardeceres de la plaza, y sufre las inclemencias metereológicas en forma de lluvia y viento, en las estaciones como la que nos ocupa en estos dias, y el calor más insufrible en las tardes estivales de Granada. Algún balonazo se habrá llevado su figura, procedente de los niños del realejo que, ajenos a su historia, emulan a los Cristiano y Messi en su mayoría, aunque puede que alguno se acuerde de Geijo, en los partidos improvisados en el adoquinado. Los alumnos del colegio mayor adyacente a la iglesia, y las alumnas del que hay enfrente, no reparan en él cuando, carpeta en mano, emprenden el camino de ida o de regreso a facultades y escuelas de esta Granada académica, mientras que las ancianas del barrio se asoman a sus balcones con la mente puesta en otros menesteres...eso durante el año, claro, pero es que hay una semana...




...Hay una semana al año en la que fray Luis de Granada oberva y aprende de colores de hábitos, hasta tres, de las hermandades que residen junto a él; morados y blancos, negros, blancos y rojos, inundan de color en los días pasionales el barrio que él habita, y es entonces cuando se le olvida todo lo demás; se decica a admirar las labores costaleras en las salidas y encierros, la corrección de los tramos, el sonido de las bandas, la diversidad de estilos, la riqueza de las tallas,...asistiendo a la Última Cena, en la que él se encuentra tan cerca del Señor, y de la Victoria de su Madre...¿se habrán fijado sus costaleros, sus nazarenos y camareras, en la estatua de toda la vida cuando muere la estación de penitencia?...Él sabe del buen hacer de la agrupación musical del Martes Santo, de la sobriedad de la Virgen y la elegancia del misterio, e incluso le gusta lo distinta que resulta el Viernes Santo, cuando la algarabía de las bandas de música se torna en capilla y en silencio; él ha entonado con la Armada Española la Salve Marinera en honor a la Virgen del Rosario, toda dulzura, y ha escuchado cientos de veces a los que mandan los cambios bajo el Cristo de las Tres Caídas, y ¡cómo le gusta ver la plaza llena de gente!, cuando Granada recibe a sus hermandades. Él sabe de todo esto, y de la ilusión infantil junto al Niño Jesús al que tanta devoción le tuvo él en vida, y de la historia que nos muestra la Virgen de Lepanto cada doce de Octubre; él sabe de Granada, faltaría más, y de sus tradiciones y sus cosas, pero seguro que no supo, el bueno de Luis de Sarria no supo, que la ciudad que lo vió crecer le iba a regalar, para siempre, la belleza de la Semana Santa en el Realejo...

viernes, 4 de noviembre de 2011

Asiento 72: Sevilla FC 1 - Granada CF 2




Somos conscientes los aficionados granadinos que el Granada no jugó bien en Sevilla, pero el fútbol casi nunca se entera de estas cosas y la grandeza de este deporte reside precisamente en que pueden darse estas situaciones, y por eso nos gusta tanto...



El Granada acudía a Sevilla como colista, sin haber marcado nada más que dos goles, y con un juego a veces brillante ante los grandes, y pesado ante los que podemos considerar equipos "de su liga", mientras que el Sevilla jugaba en casa con la vitola de ser el único equipo, junto al Barcelona de Guardiola, que no había perdido un encuentro en todo lo que llevamos de campeonato así que, aparentemente, la cosa pintaba mal para los visitantes; ¡y vaya si pintaba mal! porque a los cuarenta segundos de partido una espectacular jugada de Navas por la derecha, con caño a Siqueira incluido, habilitaba a Cáceres que disparó a bocajarro y el rechace de Roberto lo aprovecha Manu del Moral para poner el 1-0 en el marcador, que enloquecía a los sevillistas y enervaba a Fabri Gonzalez.



Parecía que, una vez más, el Granada volvía a tropezar otra vez contra la piedra de los precoces errores defensivos, pero se rehizo y Abel Gomez primero, tras lanzar una falta que salvó Varas, y Mainz después, rematando de cabeza un balón que despejaría la zaga, pusieron cerco a la meta local, aunque sin fruto, por lo que se llegaba al descanso con el resultado mencionado, con muchas dudas en los de Fabri, y algún susto en los de Marcelino.



La segunda parte fue completamente distinta, el Sevilla demostró porqué no había perdido un partido con un juego rapidísimo, desarbolando a los granadinos que no podían hacer nada para evitar los continuos ataques sevillistas, pero surgió Roberto, el gato rosa, de azul la noche del lunes, que desmontó una y otra vez las ilusiones de los locales por hacer gol en su meta, desesperando a la delantera local que veía como el meta granadinista se erigía, una vez más, en el héroe del partido, a imagen y semejanza del Varas del Camp Nou, con la diferencia de los puntos logrados al final, y es que si lo paras todo, pero no metes, o empatas o pierdes, por lo que se hacía necesario marcar. Así que Fabri dió entrada a Ighalo (otro héroe de goles importantísimos), para hacer descansar a Uche que poco antes había marrado el 1-1 sólo con Varas batido. Y salió Ighalo, agarró un balón en la frontal, lo bajó al suelo, regateó al defensa, ya dentro del área, y soltó un zapatazo que se estrelló en el larguero, cosa que aprovechó el de siempre, Geijo, para introducir, no sin suspense, el balón en las mallas sevillistas, ya que Varas llegó a tocar inútilmente el esférico, convirtiéndose así el primer gol a domicilio en primera división treinta y cinco años después del Granada CF.



Ahí se acabó el Sevilla, ahí empezó el Granada a creerse que había vuelto a la máxima categoría, y se lanzó a consumar los esfuerzos de su guardameta, para ver si podía sacar algo más, y llegó de nuevo Ighalo, que peleó con el zaguero en el balcón del área para ganar el balón y habilitar a Mikel Rico, el cual enganchó un izquierdazo raso y fuerte ante el que nada pudo hacer Javi Varas, y con él que llegó el delirio, la alegría desmedida de la afición visitante, que veía cómo su equipo, sin hacer un buen partido, tuvo la suerte que se le había negado en tantas otras ocasiones (Valencia, Atlético, Real Sociedad,...), aprovechó dos de las cuatro ocasiones que tuvo, hizo los mismo goles que en los diez anteriores encuentros y se llevó del Pizjuán tres puntos que saben a lucha, a esfuerzo y a gloria.



Ganó el Granada su segundo partido en primera ante otro de los grandes (ya lo hizo con el Villarreal en casa), y ya está dispuesto el próximo domingo para seguir haciendo historia ante el Racing...que grande es el fútbol, que nos regala cosas como las de la noche del lunes...Sevilla FC 1 - Granada CF 2...




fuente fotografía: Rojiblanco Horizontal

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Maestranza...








Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...