martes, 12 de julio de 2011

Se acaba un ciclo...




¡ahí queó!...eso es lo único que se me ocurre decir ahora que las ganas de escribir me abandonaron, y que mi cámara de fotos ha decidido caer en huelga de brazos caídos, por lo menos en lo que a esta página se refiere. Entiendo que para mantener una ventana abierta, es necesario engrasar las bisagras, encajar los postigos y asegurarse de que todo está perfecto cuando, por la noche, la cierras para abrirla de nuevo al día siguiente.



Hace poco menos de un mes, Alex Geijo protagonizaba la que, a la postre, iba a ser la penúltima entrada de este blog, al que se le han ido acabando los paisajes a los que mirar. Él no sabía que luego iba a ser jugador de primera, logrando el ansiado ascenso, cuando su carrera convocaba a todos los que me habeis ido leyendo día a día. En vuestro nombre, cierro esta etapa, para no faltaros al respeto, para no llenar con insulsas entradas el hueco que llenaron otras de más categoría, ahora que no tengo muchas ganas de elaborar mis posts, aunque me sobren las de llegar hasta vosotros, y se me han ido cayendo los mitos, poco a poco y sin pararse. Agradezco al color verde de mi blog haber sido bálsamo para mis heridas y motivo de infinitas alegrías, le agradezco a esta ventana los amigos que me ha dado, conociéndolos en persona o no, y los reconfortantes comentarios a las setecientas y pico entradas que han ido completándose a diario, o por lo menos casi a diario, desde aquel lejano uno de mayo de hace tres años.



Agradezco a los que me habéis leído vuestra confianza, a los que me alentastéis a abrirla, a los que me habeís seguido y a los que, a lo mejor, me habéis echado de menos, todo lo que me habéis dado, que no es poco, y prometo no dejar de visitaros aunque ya no escriba en la Ventana. Hay muchas razones y ninguna, infinitos motivos y ninguno, pero en el cierre de este ciclo, me retiro feliz de haber invadido vuestras pantallas durante este tiempo, y orgulloso de haber visto mi blog en vuestras cosas. Entiendo que tener un blog de calidad requiere mucho esfuerzo, y mis intentos por hacer de esta ventana algo verdaderamente bueno han sido, cuando menos, infructuosos. Aquí os dejo mis reflexiones, mis devociones, mis historias y mis fotos para que podais recordarlas cuando querais, y os agradezco, de nuevo, la confianza. Esta es la última entrada de la Ventana del Abuelo, y espero haber estado a la altura...



Hasta siempre...

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...