jueves, 27 de enero de 2011

Miradas...

Tú lo sabes, y yo lo sé, la de cosas que han rondado mi cabeza desde que te viera por vez primera, manos abiertas y ojos implorantes, en aquel bajo de la calle Agustina de Aragón. Las misas en verano eran muy calurosas, cuando la tarde rompía pero aún no se había ido el calor de la sobremesa, en esas cinco solares del estío granadino. Son tantas que sería imposible enumerarlas, pero tu túnica morada fue repasada una y mil veces por mis ojos de niño, sentado espalda a la pared, con la mirada puesta a la izquierda del altar, Despojado de mis momentos más míos, y más suyos también. Por proximidad con la parroquia, en tu presencia se oficiaron muchas misas, ofrecidas en los tantos adioses a seres queridos, que de tu mano alcanzaron la gloria del Cielo de esta tierra. Muchas veces de pararme ante tu puerta, ya reubicado en la actual capilla, con el lujo de las dos vías de salida, ora a la citada Agustina de Aragón, ora a Maestro Lecuona, para decirte las mismas cosas de siempre, pero con tintes de Fígares, el que siempre fue mi barrio de corazón, auqnue viviese cincuenta metros extramuros de tus lindes.

Llegado el momento, ése del que no nos olvidaremos nunca, ése de la primera marcha tras de tu paso, la primera "levantá" de tu cuadrilla, el primer recorrido, no oficial, de tu soberbia hermandad, se estrenaron de nuevo mis miradas hacía Tí, esta vez desde abajo, absorto en tu apenas apuntada canastilla, en tu cabeza girada hacia el Cielo, en el sobrio andar de tus estrenados pies, y en los sones, ahora clásicos, de ese domingo de Ramos que por causas federativas tuvo que ser Martes Santo. Miradas desde el balcón verde, cuando revirabas a derechas, esa vez primera, en la esquina del bar de los mil nombres, portal número 14-16 de la calle Mulhacén; juncia y clavel rojo para tus pies grandes, ansiosos de pisar Granada. Miradas, Señor, para descubrir lo que ponías en la calle, aparte de un saber estar que puso en órbita a más de una en la nómina de hermandades; miradas inexpertas, miradas expectantes, miradas reflexivas, miradas compartidas...

Miradas que se transformaron por completo cuando tuve la dicha de hacerlas por debajo de la visera de mi costal blanco, en la lejanía de una calle estrecha, o abrazado al "trapo" en la previa oración antes de sumergirme de lleno en mi faena, la de ponerte en la calle cada comienzo de Semana Grande, orgullo de costalero el que se llama tuyo, y a Tí acude. Miradas, Despojado, que mira tú por donde, van a ser reestrenadas muy prontito, exactamente el próximo domingo, cuando vuelvas a aparecer ante tus fieles, y me volveré a hacer de nuevo ese niño, que de la mano de su abuela, te descubría una tarde veraniega en tu modesta capilla de esa calle figareña...

6 comentarios:

GaLLas dijo...

Abuelo,cuando el domingo le veas, te emocionaras. Sera dificil que alguien no se emocione, te doy mi palabra.

costalero gruñón dijo...

Eso seguro, Gonzalo, son tantos los días que llevamos esperándolo, que cuando por fin lo tengamos delante, no va a haber cámaras, ni flashes, ni gente suficiente para hacernos apartar de Él nuestra mirada...

Como siempre, me encuentro esperando al domingo...Un abrazo, hermano

Francisco Abuín - Christi Passio dijo...

Pellizco... y Amén... un abrazo...

costalero gruñón dijo...

un abrazo grande Paco, ya sabes que cuando se escribe sobre las cosas que te llegan hondo, las palabras fluyen solas.

Siempre me alegra verte por aquí

Dama dijo...

Espero que este domingo la ciudad donde resides se tiña de verde y blanco.

Gracias por tu apoyo. Un beso.

costalero gruñón dijo...

Se ha vestido de verdiblanco, querida Dama. La afición de tu equipo ha sido muy caballerosa, lástima que el resultado no acompañó su visita a la ciudad...

Un beso desde Granada

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...