lunes, 30 de agosto de 2010

Dios vive en Andalucía...

Por la Costanilla...el Señor de la Salud. Ese Dios que llaman en Málaga "El Chiquito", en Triana "El Jorobaíto" y en Cádiz le rezan con fervor al "Cristo del Caminito" en la Viña del Señor.
Ese Dios que baila que te quita "to er sentío" sobre costaleros de tronío, y nunca le falta un andaluz aliviando el mal "bajío" del Calvario de su Cruz.
Ese Dios Redentor que es nuestro amigo, porque, desde niños, todos conocimos entre los ocho faroles de su altar, Cruz de piedra en Capuchinos, de Dolores y Humildad.
Ese Dios campanillero por las calles cordobesas, al que Sentencia Pilatos en Alcalá y en Baeza, y luego presenta al Pueblo de la Calzada y Mairena, de Linares, san Fernando, de Motrily Pozoblanco, de Palos, Loja y Lucena.
El Cautivo marinero que, a la orilla del Conquero, hace ruedas rocieras, y a lomos de una pollina de Almuñécar y Aracena va entre palmas marismeñas, cornetas gibraltareñas y tambores de Baena.
¡Salud para el Cristo Verde por las calles de Antequera!, y para el joven Torero que llaman el Nazareno y han corneado en Marchena, y curan de sus heridas el Puerto Santa María, con Puente Genil y Utrera.
¡Salud para ese Gitano de la Vera Cruz de Arcos que han clavado en la madera!, y que en Santiago han "prendío", entre óles y "quejíos", por Jerez de la Frontera.
¿Quién es ese guapo mozo que a Granada la consuela y que llaman El Cachorro las mocitas trianeras?...el que, en Málaga, libera a un preso de su condena, que es "Greñúo" y comparsero , en Jaén, es el Abuelo de su estirpe olivarera.
Porque en Aguadaulce o El Rompío, como en Montilla o en Riofrío, Cristo vive en Ronda o en Guadix, igual que en Palma del Río, juntito al Guadalquivir
.
¡Bendita sea la Pasión de esta tierra de María que pregona con fervor!: si en la Gloria vive Dios, ¡Dios vive en Andalucía!...
(Pascual González)


sábado, 28 de agosto de 2010

mi ciudad no es para uno...

Mi ciudad no es para Uno...uno sólo no puede ser el resonsable de que ella se ponga guapa y tuerza su rumbo durante los ocho días que conforman una Semana..mi ciudad, al Señor, lo ve entrar sobre una Borriquilla en Jerusalén, bajo el arco de Elvira por dónde se accediera a las murallas de los antepasados; lo Sentencia junto al Darro, río de aúricas leyendas, en las que radica todo el sabor de la garnata, y que se viene arriba cuando le pegan un izquierdo de pellizco al mejor de los "Nacíos". Mi ciudad instaura la Eucaristía en una Santa Cena sobre rocalla en el Realejo, rincón de algunas de las páginas más celebres de nuestra historia costalera, y lo Cautiva en el casco antiguo, centro histórico de sus calles y plazas, por donde el de la túnica blanca, el Señor de la tez inmaculada, siembra los cimientos de su crucifixión antes de que por la calle con nombre de heroína Despojen al Señor de sus ropajes.

Mi ciudad no es para uno, no es de uno sólo su devoción, que se reparte por rincones céntricos y alejados extramuros, desde los adoquines albaycineros, al asfalto de Dílar y don Bosco. Y así, se suceden los rostros doloridos, allí donde se reparten las hojas del Camino de Santiago, una Oración se unifica para hablar con el Padre, que se apoya con Trabajo en una roca, primera caída del Rescate trinitario, al que muchos llaman Señor de la ciudad. Pero no es de uno mi Granada, que la muerte silenciosa se adelanta en el calendario, para que mi Cristo otorgue la Protección al que la pida, ora en respetuosa oración bajo el capillo, ora con un faja y arpillera.

Mi ciudad no es para uno, se quedaría pequeña, dejaríamos en la injusticia del olvido al que recibió, por nosotros, la Lanzada; desoiríamos la llamada del morado Poder de santa Ana, e ignoraríamos a la Amargura más servil y más callada, y si fuera sólo uno el que clamara la absoluta devoción ...¿caeríamos en el error de no fijarnos en la Humildad dominica de Granada?...

No, mi ciudad no es para uno, aunque sea el mismo el que por ella se desvela, y Medita sobre sus cosas y sus gentes, el mismo el que la Consuela, el que perdona con Paciencia sus descuidos, el que por sus pecados cae Tres veces en el camino, aunque sea el mismo Jesús el Nazareno, no puede hablarse de uno en esta tierra, que tiene tantos padres y tan buenos.

No, a pesar de ser único el Perdón, que nos vuelve a poner en el camino, de ser única, también, la Redención, y la Pasión que después le sobrevino; Esos Amor y Entrega, que vinieron sobre nosotros sin pedirlo, son de todos los que por Granada se pasean, y que, en Silencio, cumplieron su destino. Multitud de Favores, que tras la Buena Muerte nos quedaron a sus hijos, los que hoy recuerdan escolapias Expiraciones o se presignan ante el Sepulcro de carey, que nos anuncia el horror de lo vivido. Mi ciudad no es para uno, que son treinta y tantas advocaciones que nos marcan eso sí, sólo un camino...

Sevillanas al Cachorro

Hay muchas manera de componer, como hay muchas formas de escribir. Las sevillanas, tienen la fortuna de haber contado con grandísimos escritores que han puesto su arte al servicio de este cante tan nuestro.

Temas para sevillanas hay muchísimos, casi tantos como mujeres bonitas, a ellas se les canta, pero también a las ciudades de Andalucía y, por supuesto, a nuestra Semana Santa. Dentro de este grupo, muy extendido por todo el orbe andaluz, nos encontramos con estas de los cantores de Híspalis, cuya letra corresponde al incombstible y omnipresente Pascual González. A él se deben, grandes pregones cofrades, infinidad de poemas a ls Vírgenes andaluzas, y muchísimas sevillanas, que seguro hemos cantado, aunque no la hayamos bailado. La de hoy, dedicadas al Cachorro de Triana, que nunca ha visto ni Sevilla, ni Triana...

viernes, 27 de agosto de 2010

domingo, 22 de agosto de 2010

Esa tarde de Julio...

...en que fuímos campeones!!...





Octava...dos mil diez







sábado, 21 de agosto de 2010

esto empieza ya...


…De pequeño me contaban las imágenes vividas entre las cuatro paredes de su estadio. De las tardes de gloria de ese verde césped, de las voces y los gritos que daban los componentes de una afición de primera, cuando a jugar a Granada venían los grandes entre los grandes. De pequeño, sólo viví en mis sueños aquellos imaginarios encuentros, en los que el equipo de mi ciudad se enfrentaba a los titanes de la liga española, David contra Goliat futbolístico, vestido de rojiblanco…


Después, mis doce años me llevaron a vivirlo por mí mismo, “in situ”, en aquélla mítica caldera que dejara paso a una urbanización de lujo en el centro de la ciudad. Recuerdo cómo íbamos, después de jugar nuestro partido de liga con la Asociación de Vecinos del Barrio Fígares, siempre presente este nombre en todo lo mío, a la general para comprar las entradas que nos dieran acceso al campo en el que tanto habríamos de disfrutar. Recuerdo su entrada, esos blancos arcos que daban paso a la espalda de la tribuna, y recuerdo entrar por los laterales para acceder a la grada, con la “peña del Voltio”, con los amigos de la infancia, y los partidos importantes. Recuerdo cómo mi padre me llevaba los días que no había partido, tras ir a hacer la visita a su amigo Ángel Córcoles, q.e.p.d, y su maqueta de trenes, próximos a la plaza de toros y al estadio, para aprovechar la puerta abierta y acceder al césped, donde nunca ví a un equipo de primera.


Recuerdo tantos momentos, todos buenos, ya que la memoria selectiva me impide acordarme de los malos, el sabor de la victoria con el que volvías comentando la jugada, mientras el urbano 5 te devolvía a casa otro domingo, y corrías a contárselo a los tuyos…”papá, el Granada a ganado 2-1”, y dormías soñando con ellos, con las vivencias de un estadio, con la forma de un escudo, y la grandeza de un nombre.

Todo eso queda distante en el tiempo, pero no en la memoria, que volverá a llenarse de momentos buenos, aunque ya no puedas compartirlo con todos los que quisieras, siempre al lado de esos colores que te han marcado la existencia, aunque hayan estado descuidados en ocasiones. Volveré a saludar a los amigos antes y después de entra al campo, volveré a llenarme de Granada C.F cada domingo, y volveré a enronquecer mi garganta gracias a los cánticos y vítores.


Hoy, a falta de una semana para que el campeonato de liga nos acerque un poco más a la élite total del fútbol nacional, me ha dado por recordar estos momentos, y sobre todo, me ha dado por pensar que no podría haber mejor comienzo de esta nueva andadura que frente al Real Betis en el Benito Villamarín…granadinos y sevillanos, qué grande es el fútbol!!...esto empieza ya...

miércoles, 18 de agosto de 2010

Pasiegas se viste de verde...

Emplazado en el rincón de la calle Marqués de Gerona observo, desde fuera como hace ya unos años, el ordenado discurrir de la hermandad, que va llenando de verde la calleja angosta, anterior a la amplitud de la plaza y a la inmensidad de la iglesia Catedral.
Una perfecta puesta en la calle, nos hace constatar la grandeza de la hermandad que nos ocupa, en el Martes Santo de nuestra ciudad y nuestros corazones. Nazarenos en simétricas filas, abren camino al Poder de Dios, que una vez más carga con nuestras culpas en forma de cruz, tallada por Ramos Corona por los siglos de los siglos. Desfile de insignias, hermandad de centro, señorial e intemporal, ya que por mucho que transcurran los años, lo seguimos viendo desde el prisma de la infancia, como un retrato de Dorian Gray de nuestra existencia, que nos exige volver a nuestros albores, para esperar a la Esperanza. Las camareras de la Virgen, algunas caras conocidas entre ellas, y muchísimas más entre los costaleros de sus pasos, nos hacen ansiar más si cabe, la llegada de ese palio que ya se intuye calle abajo, revirando desde Mesones, a los sones de un marcha que nos acercará a la Esperanza. Risueño no podía intuir al tallar a esta hermosura de Virgen, lo que sus conciudadanos iban a senitir por Ella, o acaso sí lo sabía, y por eso la talló tan especial, ta pequeña y tan delicada, a fin de que los suyos la cortejaran en ese paseo anual que Ella protagoniza, y que sólo tiene Granada.
Se va acercando la Virgen, van sobrando las palabras, todo se convierte en miradas, en suspiros, en gestos, en signos y en mudo diálogo, cuando el llamador hace acto de presencia y se para a nuestro lado la Esperanza. Yo sé lo que se siente al tenerla cerca, mis verdes lectores también os podrían contar muchas cosas acerca de la que vive en san Gil y santa Ana; pero para los que no vivís aquí, los que no la conoceis, siempre queda la imagen grabada, de lo que ocurre cuando Pasiegas se viste de verde...


lunes, 16 de agosto de 2010

Azul...

Azul es el color del cielo granadino en primavera, el que más nos gusta que tenga a los cofrades cuando se aproximan las fechas en las que los costales hacen que relajemos nuestras obligaciones familiares. Azul, es el color del uniforme de aviación cuando rendía honores a la Virgen del Mayor Dolor en su estación penitencial. Azules tiene los ojos la hija de uno de mis mejores amigos, que nos abre las puertas de su casa a mí y a mi esposa, ya sea en afán de Rivera o en el Tesorillo. Azul el color del mar que llevo mirando desde hace casi un año y medio, al incorporarme cada mañana a mi puesto de trabajo. Azul el palio de la Candelaria, o de la Hiniesta, que mezclan sus tonos azules con la plata de sus orfebrerías, cuando las mecidas de sus costaleros les sacan destellos azules al metal de sus varales. Azul el manto de la Palma, y las chaquetas del Domingo de Ramos, en el paseíto matutino de capillas y emociones reencontradas.
Azul el manto de la Inmaculada Concepción de María, presentada así por el genio de Cano, para la sacristía de la catedral de Granada, o en las incontables obras de Murillo, que cómo él, nadie nunca supo retratar a María, libre del pecado original. Azul, nuestros recuerdos mejores son azules, los días que R.E.N.F.E nos invitaba a viajar eran azules, y hasta azul era el color elegido para inmortalizar el verano de nuestras vidas, en las azules playas de Nerja.

Azul es también el color de la mirada del consuelo de Sevilla...

miércoles, 4 de agosto de 2010

El amor que nunca fue...

Qué decir de ella,...este torbellino italiano revolucionó algo más que las mentes de sus contemporáneos, que quedaron sin palabras ante tal cúmulo de virtudes. En el cine, casi siempre de la mano de Fellini, se dejaron ver sus cualidades, acaso cubiertas un poco por su espectacular figura, su mediterránea desenvoltura, y sus ojos, ésos de los que todavía hoy siguen enamorándose infinidad de hombres, a pesar de los años trancurridos...Sofía Loren, una gran dama...

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...