miércoles, 28 de julio de 2010

Adiós...


Adiós señor, del campo, del fútbol, del deporte, de todo...adiós, capitán del blanco navío del Bernabéu, que a partir de ahora te verá junto a los grandes nombres del recuerdo de su idisincrasia. Adiós, a la ausencia de escándalos, y la hoja de servicios intachable, adiós a las cucharas, a los silencios, a las vibraciones que nos embargaban el cuerpo cuando usted cogía el balón y encaraba la meta rival. Desde que usted llegó al primer equipo, hablar de usted ha sido siempre hablar del Real Madrid, y hablar del club era hacerlo del "7", tan distinto y distante al de D. Emilio, pero igual de pesado en responsabilidad. Verlo jugar, era ver la entrega, la pasión desbordada, el juego limpio, el amor a los colores, el respeto a los rivales, la demostración del orgullo ante el club al que representaba, y la defensa más a ultranza del rojo nacional a la usanza de la Castellana.

Con usted se van los goles de "pillo", y los hechos a base de clase y de coraje, se va el estadio gritando su nombre, y se va la imagen del niño que embelesó a todos desde Zaragoza, hace ahora tantos años. Desde ese momento, "champion League", liga nacional, supercopas, intercontinentales, mundiales y eurocopas, han llevado la firma de sus goles, hasta un número de record, por lo que su nombre quedará siempre en los anales de la historia, y en el recuerdo de los madridistas que ya no escucharemos a Lama gritando..."gooool de Raúl, gooool del Madrid!!"...y en ese recuerdo quedará siempre la Copa del Rey y el título con la selección nacional, que usted no consiguió, aunque sus currículum, a pesar de ello, sea casi inigualable.

Adiós, señor, suerte en su nueva andadura...

martes, 20 de julio de 2010

Domingo de Resurrección 2006...en el recuerdo

Os vuelvo a emplazar a ese día, en el que por primera vez disfrutamos de Ella de mañana, en el que corroboramos "in situ", que le queda bien volver a las claras del día, cuando el sol quiere posarse en su rostro. Sí, hoy os emplazo de nuevo, a ver las caras que se asoman al vídeo, amigas todas ellas, que acudieron a disfrutar de la Virgen, ya que en condiciones normales, sus Favores no se lo hubieran permitido. Os emplazo a la forma de andar, tan suya. A la mecida de los varales, con un remedio "carpintero" con letras mayúsculas, para sustentarlos y evitar que el desagisado del Viernes fuera a mayores. Os emplazo a las voces de mando, al público que se encuentra con Ella un domingo por la mañana, al día radiante que amaneció para los suyos, y al recuerdo de ese día que, aunque vuelva a repetirse por mor de la lluvia otras ocasiones, ya os aseguro que no será como este que hoy os subo, amigos de esta cuadrilla, seguidores y/o detractores, para que sigáis enamorándoos de Ella como yo lo estoy...qué bonitas vas, María, cuando te vistes de sol por la mañana...

A todos vosotros...

martes, 13 de julio de 2010

Mañana...

Estás empezando a recobrar tu frenético ritmo estival, y todo parece ponerse de acuerdo para recibir al verano como se merece. Dentro de muy poco, del barrio de los Marinos volverá a salir a la la calle la Virgen del Carmen, a la que mirarán de nuevo los ojos desgastados de los hombres de la mar, de manos encallecidas por la vida y el trabajo. De sus recias espaldas deberán salir las mejores mecidas, mientras el marco de tus playas se hace necesario, para dotar de unicidad al momento. Por tus calles, ahora repletas de transeúntes de un mes al año, buscaremos el hueco para introducirnos en los bares de más rancio sabor, de esa Almuñécar pura de la que no hablan los libros de texto, pero que goza del sello incofundible de los que dejaron las salinas en el majuelo, y poder degustar, al calor de la conversación más enraízada, de ese acento costero que nos trae tu gente, unas tapitas de "pescaíto frito", que se toma con las manos ocupadas, una con la manduca, y la otra con el tercio de cerveza fresquita, que nos alegra el gusto y el estómago. No habrá que irse muy lejos, bastará con subir la calle Real, y girar a la izquierda sin meternos en la plaza, y a buen entendedor con pocas palabras basta.
Se llena tu cintura de mujer andaluza, de brazos de visitantes esporádicos, pero sólo tú sabes mostrarte para los que te viven todo el año, haciendo que se sientan especiales, cuando les brindas un guiño de espuma con aroma a Mediterráneo, y un beso de agua clara sobre rocas del peñón. Qué sí, mujer, que ellos pensarán que te dominan, pero tú y yo sabemos el desengaño repetido, cuando tras su mes de vacaciones, vuelvan a decirte adiós. Y todo parece ser como siempre, el quince de Agosto, el mar se volverá hacer cristiano para acoger a su Madre entre las olas, y volverán a renacer las esperanzas, ante la mecida de la Virgen en el agua. Déjalos, porque quizá de ellos dependa en parte tu fama, pero yo sabré, como otros muchos, que la suerte se toca el día a día, y mañana volveremos a encontrarnos...

sábado, 10 de julio de 2010

A por ellos y que aproveche...



Recién aterrizado de la ciudad del Amstel, no voy a torturaros mucho contando cosas de la capital de Holanda, que para eso tenéis al bueno de David, aunque sí os pondré algunas de las fotografías que pude ir sacando, durante mi estancia en el trancurso del congreso de Neurociencia que tuvo lugar en la citada Amsterdam. Pero sí me quiero dejar llevar por esa euforia que tenemos los españoles, ya sean los que sólo sacan la bandera si gana la seleccion nacional, ya sean los que la llevamos siempre, aun a riesgo de recibir calificativos nada agradables, durante los trescientos y pocos días del año. Ver ganar a la selección nacional es siempre algo memorable, sobre todo si lo hace con solvencia, y dejando al rival sin ideas a fuer de aplastarlo continuadamente sobre las cuerdas de su ring defensivo, o bien, llevándolo de tú a tú, bailándolo de un rincón a otro del campo, y desbarantando las casi nulas ocasiones de gol que puedan ir creando, si consiguen zafarse del dominio total que se ejerce sobre ellos. Pero ver ganar a España, fuera de los límites territoriales de su estado, es algo difícil de olvidar, puesto que es en esa sitación en la que de verdad comprendes que España sólo hay una, cando ves al grupo de paisanos tuyos, enloquecidos por la victoria, preguntando por doquier de dónde eres, al encontrarse con otro que lleva su misma camiseta.



El miércoles, en "Lidsenplein", la reducida placita se convirtió en territorio español por unas horas, cuando Puyol introdujo las ilusiones de su país dentro de la portería alemana, de tremendo testarazo. A partir de ahí, ya no hubo maños, andaluces, catalanes, riojanos o extremeños...hubo españoles, abrazados entre sí al calor de los cánticos y vítores, y arropados también por la fuerzas de seguridad holandesas, que no pudieron más que rendirse ante el buen humor del reducido grupo de españoles, que acabábamos de ver cómo España seguía haciendo historia...después de lo vivido el sábado ante Paraguay, y el miércoles ante Alemania (dos veces consecutivas mordiendo el polvo ante los nuestros), en Holanda, espero estar en Granada el domingo, haciendo la digestión de tan suculento plato, en la fuente de las batallas ganadas...

lo dicho, a por ellos y que aproveche!!...

jueves, 1 de julio de 2010

La foto...


Desde que la Marcha Real acompaña tu "revirá" a derechas para embocar la calle Cárcel Baja, el relevo ya empieza a morderse las uñas, a ponerse de puntillas para ver lo que te falta hasta que estés cerca de ellos; se hablan entre sí, contándose las cosas que van acaeciendo en la faena de la tarde, la mejor y más cuajada de todas ellas, cuando eres Tú la que marca el ritmo de la misma, con finísimo paso de grácil y esbelta señorita. El nerviosismo se viene apoderando desde hace un rato, más que en otros momentos parecidos, y es que aquel que no esté muy puesto en cuestiones "verdes", podría pensar erróneamente que éste es un relevo cualquiera. Ellos lo saben, los que la llevan, y los que la esperan, pues este relevo tiene de todo menos de normalidad. No en vano, éste es el más crucial del recorrido, en él se marca un claro punto de inflexión entre lo que hace cualquiera, y lo que sólo hacen los costaleros de casta; en él, el capataz, además de quitarse el reloj en un gesto simbólico de "no hay prisa, y menos cuando Ella sale a la calle", marca con una mirada casi felina al relevo expectante, reunido en la plaza de Villamena, para decirles..."¿habéis visto cómo viene?, pues ya sabéis lo que toca"...el costalero de Esperanza, sabe que es en éste momento cuando se le empieza a exigir de verdad, cuando ya quedan atrás los momentos fáciles del recorrido, y restan los de categoría, los que han de marcar con clara señal al que puede y al que no, y claro está, nadie quiere estar entre los que no. Todo sigue igual, aparentemente, pero no. La sicología empieza ahora su parte en el inmaculado trabajo costalero, para que Ella vuelva exactamente igual que ha venido, fina, elegante, acompasados sus movimientos al milímetro, sin enterarse un costero de lo que hace otro, y sin que Ella se distraiga de sus mil cosas, que son las mil cosas de la Granada que empieza a esperarla de manera diferente, justo a partir de este momento...
La fotografía, recoge una escena cualquiera, aunque "cualquiera" no puede ser ninguna foto en la que salga la Esperanza, de ese recorrido lleno de momentos estelares, en los que los costaleros que la llevan presumen y sacan pecho por llevarla a Ella, pero en realidad, es a partir de este momento, cuando la Esperanza empieza a estar "cansada" y no podemos dejar que se nos duerma...está la la Esperanza en Granada, y ahí que seguir con Ella, y por Ella...
A todos los que se asoman por aquí, que seguro saben de esto más que yo.

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...