viernes, 9 de abril de 2010

Domingo de Resurrección

Permitidme empezad la crónica de mi Semana Santa por el final, porque los últimos serán los primeros, y porque con el cierre de la Semana Mayor granadina se abren los ojos de ilusión, las bocas en enormes sonrisas, y los corazones para recibir en las calles al Dulce Nombre de Jesús, tan niño como ellos...



Lo que transmiten sus caras, cuando el capataz ordena la abundante chiquillería que habrá de pasear al Niño por Granada, es indescriptible, al igual que los que, apostados en las aceras, mueven sus manos agitando las campanas de barro que llena el ambiente del grandinísimo sonido..."Dios resucita en Granada, gloria Jesús Nazareno".



A la luz del mediodía, la rama infantil de la hermandad de "la Cañilla" cominza a andar con su característico ordenado desorden hacia la Catedral, para que el arzobispo reciba uno por uno, sin que se le escape ninguno de ellos, a los infantes de Granada, haciendo sobre ellos la señal de la Cruz y llenándolos de bendiciones. Como yo, como mis hermanos, antes llevaron al Niño generaciones de granadinos, y es hermoso comprobar que nos seguimos encontrando los mismos, aunque para llevar a nuestros hijos o sobrinos, en esta tradición que sabe a Semana Santa plena, y a arraigo popular.

Da igual el número de niños y niñas que se acerquen al Dulce Nombre de Jesús, todos tienen cabida dentro de sus diminutas andas, ya que el Niño es de la ciudad, y cualquiera de sus hijos tiene un hueco para llevarlo. Sólo por ver sus caras, merece la pena despazlarse al Realejo la mañana del Domingo, ir a misa de una a la Santa Iglesia Catedral, e imbuirse de la inocencia que, con sonido de campanas, se palpa en el ambiente. Merece la pena porque se siente uno granadino, porque revive momentos que se fueron, porque ve de nuevo caras que nos dejaron y porque de la mano de los niños, se fortalece la Semana Santa. Con el fin de ésta, llega el momento más nuestro, la vivencia más emocionante, y la alegría más desbordada. Tras la oscuridad que deja la muerte del Redentor , llega la mañana más luminosa...

No hay comentarios:

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...