martes, 12 de enero de 2010

estado de ánimo...

Otra noche más de ingrata melancolía, teñida con el color ocre de los sinsabores laborales, que me hacen olvidar por un momento la belleza del lugar en que me encuentro. Ahora me apetecería una buena conversación con la mujer que amo, acerca de los proyectos que tenemos aun que realizar, pero la distancia es tangible, y desecho enseguida la posibilidar siquiera de coger el coche y borrar las carreteras que nos separan. Así que también me apetece sentarme en el sillón de casa de mis padres, y hablar con mis hermanos, pero resulta que la certeza de que cada uno tiene su vida es tan atroz, que carecería de sentido intentarlo solamente. Un buen paseo a la orilla del mar, eso es lo que necesito, dejando que el rumor de la marea que sube y baja se lleve mis problemas, y me haga olvidar al empresario que se olvida que ser jefe no es ser amo, y que lo primero es dar ejemplo antes de exigir a los demás que hagamos el trabajo por él; abandonarme en la anochecida de mi costa, deambular por sus desiertas calles, roto el silencio por algún camarero que cierra tarde y abrirá temprano. Eso es, un paseo...pero la climatología sigue siendo adversa, y el desapacible viento se ha cobrado unos cuantos árboles, así que desisto en el empeño, y me dispongo, una vez más, a garabatear con el teclado del portátil, a ver si consigo algo que me guste y subirlo, o que no me guste, y engrose el cajón desastre de las ideas inacabadas...entonces, encuentro en las mil y una carpetas del ordenador, la fotografía escondida, que me devuelve de nuevo a la realidad, y me hace recordar que siempre es malo llenarse la mente de disparates, cuando siempre hay gente que está peor que uno. Miro la instatánea, y de momento caigo en que todo lo mío es tan banal que incluso roza el insulto el apenas pensar en ello, una fotografía, en el rincón más recóndito e insospechado, me devuelve de inmediato al agradecimiento por todo lo que tengo, y al raciocinio siempre certero,que me recuerda que el que aparece en el papel, tuvo más motivos para quejarse...

(Señor de la Columna. Francisco Salzillo. Murcia)

2 comentarios:

saetaensanmatias dijo...

mu buenas abuelo....solo queria darte animo y enviarte un abrazo enorme, supongo que estaras en murcia lo que no se es porque...ya me contaras, cuidate y nos vemos cuando vuelvas...

costalero gruñón dijo...

Pues gracias por el ánimo, querido amigo, la verdad es que estoy bien, es sólo que de vez en cuando me pongo melancólico, sin motivo aparente. En cuanto a lo de Murcia, sólo estuve cuatro días hace poco, y las fotos son de esa visita, yo sigo en Almuñécar, trabajando, y que dure mucho, por lo de la crisis...

Un abrazo

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...