jueves, 28 de enero de 2010

El amor que nunca fue...

No podría faltar, en esta lista que estoy haciendo de las mujeres que me han impactado, ésta que lo es de bandera, una de las morenas por excelencia, a la que me he rendido casi desde siempre. Los caballeros del rey Arturo, junto a Mel ferrer, o las nieves del Kilimanjaro, con Gregory Peck, son algunas de las películas en las que recuerdo haberla visto, primero con ojos aburridos de chavalillo al que sus padres ponían a ver películas para que se estuviera un rato quieto, y con ojos de adolescente después, cuando empecé a verla como una mujer más que fascinante y que, hoy por hoy, me sigue fascinando. Puede que, tras ver aquí a Ava Gardner, no sea el único...


lunes, 25 de enero de 2010

Estamos convocados...

Estamos convocados...los de siempre, y los de ahora. Los que cuentan sudores incontables, y los que aspiran a tenerlos bajo tu cartujana canastilla. Los que contarán las cosas que te conciernen, y los que habrán de escuharlas. Los que conocen tu parihuela, madera a madera, tornillo a tornillo, y los que ansían descubrir como es. Los que colocan las ropas, y los que esperan para que se la coloquen. Los que se ciñen la faja, como aquélla vez primera, y los que se la ciñen por vez primera. Los que nos conocemos, y los que nos conocen. Los que pasan con orgullo por san Emilio, se presignan, y le cuentan a tu Madre lo que van a revivir contigo este año, y los que le piden que pasen pronto los días para estrenarse en aldabonazos y "levantás" al "tirón suave" sobre el suelo de la casa de hermandad. Los que peinamos canas, y los que nos abruman con su juventud. Los que saben de Tí, y los que quieren saber. Los que te han llevado, y los que habrán de llevarte...estamos convocados, para esa "igualá" de sensaciones diferentes ante la palabra "hueco", para volver a sentirnos otra vez, o empezar a sentirse...Hermanos Costaleros de Jesús Despojado...

Nos vemos el domingo por el barrio...

viernes, 22 de enero de 2010

Esta foto...

...es impresionante. No hay más calificativos que puedan describir lo que su autor ha conseguido con ella, y lo que ella transmite, porque una fotografía, no olvidemos, que tiene que transmitir algo; algo tiene que recorrer el interior del que la mira, algo debe conmoverse para que el trabajo tenga el resultado deseado y es que, queridos amigos, un fotógrafo deja de serlo si no consigue plasmar con la cámara lo que está viendo. Ni que decir tiene que esta fotografía lo ha logrado, ha retratado para siempre la maternal belleza de la Madre de Sevilla, y de medio mundo, para que una vez enmarcada, haya en cada casa, gracias al autor, un poco de Sevilla y de Esperanza.

Pues bien, le he pedido a un corto número de amigos, que me escribieran lo que esta foto les decía, esto es, lo primero que se le viniera a la cabeza, para escribirlo a vuela pluma, y poder yo compartirlo con vosotros. Lo han hecho, y pronto una nueva sección, breve pero intensa, será insertada en la ventana, para que vosotros sepáis lo que mueve la Esperanza, usando como medio el objetivo de José Carlos Martos.

Gracias Jose, por la foto, gracias a los que habéis contestado mi petición, y al resto, responded a esta pregunta...¿qué os inspira esta foto?

martes, 19 de enero de 2010

historia de Martes Santo...


Por la calle san Matías, pasada la antigua Capitanía General, y la esquina del bar de los bocadillos de toda una vida, narrada en la tiza de sus mostradores, y las ollas de sus fogones, se asoma a la escalinata de la Imperial de bautizos de mi familia, el palio señero, sublime y elegante, de la Madre de Dios de la Esperanza...por los respiraderos, asido a la derecha alante que forjara grandes costaleros de Ella, se observa la displicente figura del hombre de terno oscuro, grande cómo el sólo, ensanchados aun más si cabe los hombros, por el orgullo que le proporciona la labor de los que manda. Bajo las lentes de sus gafas, los ojos del capataz se posan sobre mil cosas, ajenas completamente a los que debajo vamos, susceptibles de rozar con su metálica presencia las más veces, las bambalinas de doña Trinidad, que culminan el toldillo de la de Risueño...la gente, ya es mitad alma, mitad cuerpo, cuando la Virgen irrumpe con su verde tronío, en la improvisada plaza para saludar a la Paciencia y a las Penas, que apenas unas horas tras de Ella, pisarán la centenaria escalinata. Todo se aúna, todo se convierte en marcha, en chicotá, en "revirá" eterna, en Martes Santo, y en costero derecho "cargaíto", mientras el incienso desdibuja la maternal belleza, portadora de bondades. Nunca recuerdo las marchas que se mandan desde abajo por los de siempre, aunque sí se entremezclan en mi memoria, los sonidos especiales, las voces, las arengas y los ánimos, el sudor, la gomaespuma que protege los hombros del roce del zanco y los varales, el esfuerzo del fijador, y del patero que, poco a poco, la derecha alante, va cuadrando el palio en san Matías, para buscar la "variación del gato" y meterse en calle Navas...


Con la marcha, andándole de frente, se agolpan los recuerdos en mi mente, para contároslos aquí, Ventana de fondo verde, y de Esperanza...

lunes, 18 de enero de 2010

Venecia...

jueves, 14 de enero de 2010

Año 1998...carnaval...

Antesdeayer, me encontré en mi correo con una aportación de mi amigo Valenzuela, que me instaba a subir a la Ventana una agrupación carnavalera. El enlace venía acompañado por el siguiente texto, que explica de forma certera, lo que a continuación vamos a tener oportunidad de degustar, un aperitivo ante la inminente llegada del preámbulo a la Cuaresma...
"Año de 1998: para los amantes del carnaval sin duda fue un año pletórico. A la memoria me vienen "los Arapahoe que joen" del Yuyu, "los Juancojones" del Love, "la familia Peperonni" de Manolito Santander, "los Piratas" de Martínez Ares...y un largo etcétera de agrupaciones que sin duda fueron un puro deleite para los buenos aficcionados al noble arte del carnaval. En viejas cintas de VHS guardaba yo estos momentos inolvidables, que eran alternados, cómo no, con las entradas en Campana de los más señeros palios y misterios hispalenses ( bendita adolescencia...), qué meses de verano me pegaba yo con mis cintas. En fín abuelito, que ya repuestos del viaje, parece que viniéramos de El Ferrol, te mando este enlace para que lo asomes a tu ventana, creo que a más de uno le provocará hacer el compás del 3 x 4 con los nudillos en la mesa y es que se nota ya la esencia del Dios Don Carnal........Un abrazo del Valenzuela".

Gracias Lolo, por la colaboración, que espero no sea la última, en esta tu casa. Un abrazo

miércoles, 13 de enero de 2010

Ana...


Se llama Ana, y la vió nacer la noble ciudad de Guadix, en donde ha transcurrido su vida, a caballo entre Granada, ciudad de sus estudios universitarios, y Almuñécar, rincón en el que ha pasado sus veranos. Ana es risueña, y su pícara sonrisilla, mitad travesura, mitad sinceridad, siempre nos contagia, y es fácil encontrarnos riendo junto a ella, en los pocos momentos que podamos compartir. Ana tiene la proporciones perfectas de bondad y de belleza, la medida justa de atractivo, resaltado en el verde de sus ojos, y hablando con ella enseguida se da uno cuenta de que es especial, como especiales son las rosas en los jardines.


Ana es casera y familiar, y lo que más le gusta en este mundo es una velada en una mesa de camilla, junto a sus hermanas y sobrinos, a los que quiere con locura. Es buena conversadora, amante del buen vino, educada y agradable y es que, como ella dice entre risas "está muy desaprovechada", porque lo mismo sirve para un roto que para un descosido. Ella es esa esencia que se guarda en los frasquitos pequeños, y que en cuanto lo abres, su aroma lo llena todo, con sólo dos gotas que te pongas...dos gotas de diversión, dos gotas de franqueza en todos sus actos, dos gotas de verdadera amistad, dos gotas de plena disponibilidad cuando la necesitas, dos gotas de dulzura, dos gotas de gracia andaluza, y dos gotas de profundos sentimientos.


Ella es, Ana, y en ese nombre tan corto, de apenas tres letras, se guarda un cariño inmedible que, además, entrega a todos los que comparten cosas con ella, y en nombre del cual le estoy hablando hoy, para que el ánimo le suba un poco, en estos días en que el color gris está tiñendo sin permiso su día a día...

martes, 12 de enero de 2010

estado de ánimo...

Otra noche más de ingrata melancolía, teñida con el color ocre de los sinsabores laborales, que me hacen olvidar por un momento la belleza del lugar en que me encuentro. Ahora me apetecería una buena conversación con la mujer que amo, acerca de los proyectos que tenemos aun que realizar, pero la distancia es tangible, y desecho enseguida la posibilidar siquiera de coger el coche y borrar las carreteras que nos separan. Así que también me apetece sentarme en el sillón de casa de mis padres, y hablar con mis hermanos, pero resulta que la certeza de que cada uno tiene su vida es tan atroz, que carecería de sentido intentarlo solamente. Un buen paseo a la orilla del mar, eso es lo que necesito, dejando que el rumor de la marea que sube y baja se lleve mis problemas, y me haga olvidar al empresario que se olvida que ser jefe no es ser amo, y que lo primero es dar ejemplo antes de exigir a los demás que hagamos el trabajo por él; abandonarme en la anochecida de mi costa, deambular por sus desiertas calles, roto el silencio por algún camarero que cierra tarde y abrirá temprano. Eso es, un paseo...pero la climatología sigue siendo adversa, y el desapacible viento se ha cobrado unos cuantos árboles, así que desisto en el empeño, y me dispongo, una vez más, a garabatear con el teclado del portátil, a ver si consigo algo que me guste y subirlo, o que no me guste, y engrose el cajón desastre de las ideas inacabadas...entonces, encuentro en las mil y una carpetas del ordenador, la fotografía escondida, que me devuelve de nuevo a la realidad, y me hace recordar que siempre es malo llenarse la mente de disparates, cuando siempre hay gente que está peor que uno. Miro la instatánea, y de momento caigo en que todo lo mío es tan banal que incluso roza el insulto el apenas pensar en ello, una fotografía, en el rincón más recóndito e insospechado, me devuelve de inmediato al agradecimiento por todo lo que tengo, y al raciocinio siempre certero,que me recuerda que el que aparece en el papel, tuvo más motivos para quejarse...

(Señor de la Columna. Francisco Salzillo. Murcia)

lunes, 11 de enero de 2010

Año de nieves...

Ayer nevó en Granada, como en casi toda España, y la nevada me pillo lejos de mi ciudad, ya que me encontraba enfrascado en unos asuntos cofrades que me hicieron desplazar a la ciudad de Sevilla, donde acabé comiendo en Triana, mientras llegaban las noticias de que el tiempo estaba "blanqueando" la Algaba, Albaída, y un amplio número de municipios de la serranía sevillana, y mi hermana me informaba de que, incluso en Málaga, también podían disfrutar de la nieve que llevaban unos cuantos años sin ver.
El viaje de vuelta desde Sevilla discurrió bien hasta Amtequera, en donde la nieve ya se hacía notar en los arcenes y preocupaba notablemente a los que, en Granada, esperaban nuestra llegada, sobre todo teniendo en cuenta que aparte de la adversa climatología, que obligó a cortar la A-92 durante buena parte de la tarde, estaba la presencia de un accidente múltiple provocado por un camión y en el que se vieron involucrados al menos una decena de vehículos, cosa que nos retrasó bastante, tuviendo que permanecer unas horas en el coche, a la espera de que la guardia civil nos sacara de aquel atolladero, lo que sucedió felizmente sobre las nueve de la noche.
A pesar de la preocupación, pudimos admirar el blanco paisaje que a nuestros ojos se abría, observando la ciudad de Loja, inmersa en un mar de nieve, lo mismo que las montañas colindantes. Al llegar a casa, los vestigios de la nevada aún se podían observar en las aceras, así como en el coche de mi amigo Valenzuela, situación que mi mujer aprovechó para descargar los nervios en forma de bolazos sobre nuestras atónitas personas.
Lo único malo del día, es que no pude contemplar mi ciudad nevada, por lo que no os lo puedo poner en el blog, al menos de mi mano, pero para eso están las de M. Puga, colaborador fotográfico de Pasión de Granada...
Disfrutad de Granada Nevada

sábado, 9 de enero de 2010

Lo sé...

Sé que volverás, a llenarme de ilusión en Viernes Santo, a hacerme levantar nervioso de la cama, a curarme el cuello para volver a romperlo contigo, en la última y más importante de las chicotás de la Semana. Sé que volverás, a "guiñarme" un ojo cuando te pido fuerzas y me das calma, antes de abrazar a mi hermano y meterme en tus "calderas". Lo sé, porque aunque yo ahora diga que no, Tú volverás a reclutarme, porque yo soy tuyo y Tú...eres todo para mí. Sé que volverás, a atraer a mi familia a la Basílica de las Angustias, para saludarme en el mismo relevo de siempre, sonriente junto a mi amigos, y emocionado con mis padres. Sé que será así, porque quiero saber lo que se siente al llevarte con un anillo de casado entre mis dedos, y porque quiero seguir contándote el Sábado Santo, que has vuelto a ser la más bonita de todas. Sí, sé que de una manera u otra mis pasos habrán de volver hasta Tí, porque de Tí nacieron los primeros. Porque en Tí se forjó mi oficio, se curtió mi cuello y se limpió mi alma. Por tí se derramaron lágrimas de reprimendas estudiantiles, y por tí no se estudiaba los jueves, ya que los libros eran sustituidos por vídeos de hermandades antes de marchar para tu ensayo.

Sé, Señora de los Basilios, que muchos de los que fundaron tu cuadrilla allá por los años ochenta, se han sentido raros estos días pasados, como sé, que la nostalgia y la melancolía que ahora inundan mi escritura, algún día volverán a ser dicha y orgullo costalero bajo tu palio morado. Yo estaré bien, porque nadie es imprescindible en este mundo, del que ya estamos más que curados de espantos, pero no sé si podré ir a verte el Viernes Santo, cuando tu aroma perfuma el atrio de san José de Calasanz...eso, por ahora, lo guardo en el mismo corazón que te seguiré entregando, estemos dónde estemos, Tú y yo...

viernes, 8 de enero de 2010

Murcia...





domingo, 3 de enero de 2010

Déjame...

Déjame soñar, que sigo siendo el mismo que antes fuera, recorriendo sin miedo tus plazuelas al amparo de esa noche que es tan mía. Déjame, anclado en la madurez de pensamientos, que al mirar atrás, por cada paso que anvance, un año se descuente en mi persona, y poder así ser de nuevo el prisionero de tus rejas ajadas por la herrumbre de este clima que tanto he añorado. Déjame, ciudad de los que fueron y existieron, aferrarme al recuerdo de esas calles, de la mano de los que me las descubrieron. Y déjame también, pensar en el "parasiempre" de tu aroma, en el color de tu cielo y mi morada, en la historia que desde la sabica se nos cuenta. Déjame, aunque no quiera déjame, saberme mecido por tus cosas, abrazado a tus dispares situaciones, y mostrarte orgulloso a los foráneos...déjame decir, que tu alma es la mía en todo momento, que mi voz suena a tu nombre cuando hablo, y que son tuyas las ideas que te transmito. Déjame gritar que por siempre seré tuyo aunque esté lejos, que mis raíces en tí tienen sentido, y que volvería a repetir todo contigo. Déjame, Granada de los míos, ponerme en la piel del que llorara, cuando supo que se quedaba sin tu asilo, para saber que respiro el mismo aire que todos esos que me hicieron como soy, un hombre soñador y granadino...

Feliz noche de Reyes a todos los que, como yo, todavía creáis en su magia...

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...