lunes, 30 de noviembre de 2009

Te sigo...

Te sigo...desde la pila bautismal.

Te sigo, porque mis padres me enseñaron tu camino

Te sigo, a pesar de las palabras gratuitas

de aquéllos que no sienten lo que yo

Te sigo, de adviento a adviento.

Te sigo, el domingo en la misa semanal...


Te sigo, sabiendo a ciencia cierta mi "porqué".

Te sigo, apostado en las calles de tu barrio.

Te sigo, para ver cómo miras hacia el Cielo.

Te sigo, un Domingo especial de costal blanco.

Te sigo, en tu capilla, Señor, de san Emilio...


Te sigo, disfrutando de ser parte de Tí.

Te sigo, presintiendo tu Cruz y tu martirio.

Te sigo, con tu Madre de mi lado para siempre.

Te sigo, a la vera de todos mis hermanos.

Te sigo, hasta el día en que me llames...Despojado...

jueves, 26 de noviembre de 2009

miércoles, 25 de noviembre de 2009

A cada Santo hay que ponerle su vela...


"A cada Santo hay que ponerle su vela"...eso es lo que ayer por la mañana me dijo una clienta, en la óptica en la que desde Marzo del presente año vengo desempeñando mi labor profesional. Ella es una de las excepciones que confirman la regla de que la gente se acuerda de tí no sólo para lo malo, y que de vez en cuando aparecen para reivindicarte en tu profesión con gestos o detalles que te ayudan sobremanera a tirar hacia delante con la muchas veces ingrata labor de atención al público. El que trabaje detrás de un mostrador sabrá de lo que le hablo, cuando tu mente está en otro sitio y las tripas se hacen corazón para poner tu mejor sonrisa al cliente que de vez en cuando sobrepasa los límites dela educación. Pero este no es el caso...ella es una mujer agradecida, que volvió a mi centro de trabajo para adquirir una gafa de sol, que mi compañera le vendió. Cuando fue a recogerla, yo andaba por el mostrador que preside la óptica, metiendo algunos albaranes en el ordenador, cuando se dirigió a mí con una sonrisa matizada por la emoción, para decirme, con la voz entrecortada por los intentos de contener las lágrimas, que su padre, al que yo había recomendado ir a oftalmólogo por una posible catarata, me había hecho caso, y la doctora lo remitió a quirófano casi inmediatamente, dado el avanzado estado de la patología. El resultado de la operación fue el deseado por él, y que yo le había avanzado anteriormente en gabinete, cuando le dije que tras quitar la catarata, el ojo recuperaba el estado de visión anterior. Tras la intervención, el hombre volvió a ver, pero por estas cosas del destino, le duró poco la alegría, ya que a los pocos días falleció....


La hija, visiblemente afectada por el reciente suceso, venía por "orden" expresa de su padre, que agarrándole la mano en el mismísimo lecho de muerte, la instó a acudir a mí para decirme: "díle al muchacho que por fin veo"...y la sonrisa le iluminó la cara, al par que se llenaba de lágrimas la de su hija que ayer por la mañana me agradecía todo lo que hice por su padre, que mi entender, fue sólo mi trabajo.
Gestos como éste que os describo, son los que me recuerdan porqué elegí esta profesión.

martes, 24 de noviembre de 2009

Buena Muerte...

El referente de la legión, es el Cristo de la Buena Muerte, quedando patente en la relación que esta cuerpo del ejército español mantiene con las hermandades que lo tienen como titular, siendo el ejemplo más conocido el de la vecina localidad de Málaga, con la Hermandad de Mena. Pero existen otras muchas, y algunas en nuestra ciudad también tuvieron a la legión como parte integrante de su recorrido penitencial, tal es el caso de la hermandad de Santa María de la Alhambra, en la década de los ochenta, del pasado siglo XX.
El legionario es un soldado creyente, temeroso de Dios, al que se encomienda en los mil y un avatares de su vida castrense, estando fuertemente mezclado con su idiosincrasia, junto con la devoción a su fundador el general Millán Astray, y a la lealtad entre compañeros, de tal manera que un caballero legionario, siempre presumirá de ser eso, un caballero, a pesar de todo lo que rodea la historia del cuerpo. En la lámina que os muestro a continuación, de la Brigada de la Legión Rey Alfonso XIII, ubicada en el acuartelamiento de Viator, en Almería, el Crucificado se nos muestra sostenidas sus manos por el arcabuz y la ballesta, y sus pies clavados sobre la pica, quedando de esa manera totalmente integrada la devoción a Cristo en la represetación heráldica del cuerpo. El escudo de los legías y la imagen del Hijo de Dios, todo en uno...el credo de la F.A.R

lunes, 23 de noviembre de 2009

Al final de Noviembre...

Noviembre llega a su final, el mes se está despidiendo de nosotros, y aunque el termómetro nos haga pensar lo contrario, es otoño, y como tal debemos tratarlo. A lo largo de estos días pasados, nuestras hermandades y cofradías han expuesto a sus dolorosas vestidas de luto, señal idiosincrática de este mes de los difuntos, en el que nuestra memoria nos juega malas pasadas, y alguna lágrima furtiva e independiente, asoma a nuestras mejillas, al evocar a aquéllos que ya no están con nosotros; terrible certeza del ser humano, la de saber que habrán de despedirse para siempre, los que siempre estuvieron a tu lado. En noviembre, se presiente la Navidad, y Cristo nacerá de nuevo, aunque nosotros lo necesitemos Crucificado, Despojado de sus Vestiduras, preso en Nazaret, expirante o con la cruz al hombro, para sabernos escuchados y atendidos. Noviembre se despide, y ahora que un nuevo Diciembre llama a las puertas, os dejo este reportaje de fotografías, en el que se muestra cómo le sienta el luto a Nuestra Madre y Señora...

viernes, 20 de noviembre de 2009

Y por fin te conocí...

Nunca habia estado en tu casa, pero eran muchas las ganas que de ello tenía; mis amigos me habían contado, más de una vez, lo distinto que es el Cielo en tu morada, al par que un sinfín de historias de marisma, arenas y de ese perfume especial que sólo destilas Tú, Rocío, flor mariana de Andalucía. Yo nunca he hecho el camino, nunca tampoco me planteé hacerlo, pero he de confesarte que al mirar cómo se marchaban las carretas, con tu nombre siempre en los labios, algo en mi interior "envidiaba" ese sentimiento que ellos llevan, y que sólo puedo imaginar si lo comparo con lo que me trasmiten mis titulares. Nunca, Rocío, pensé en rezarte, en hacerte partícipe de mis cosas, de mis sueños, y de mi vida, nunca comprendí lo que de tí se decía, lo que a tu lado se vivía, y lo que desean todos los que han compartido contigo el polvo del camino junto al Simpecado de su hermandad, volver a verte...nunca, Rocío,...hasta el otro día, en que desde Sevilla a tu ermita mil cosas pasaron por mi mente, nervioso como en la primera vez de todo, neófito de Tí, de todo lo que te rodea. Esa tarde-noche dominical, atravesé las puertas de tu casa, y comprendí todos estos años de explicaciones, todo lo que la gente que te conocía intentó trasmitirme en balde, porque para empezar a conocerte, primero hay que entrar en tu ermita, ver cómo la gente empieza a llorar en cuanto se cruzan su mirada y la tuya, y esa reja siempre llena de gente, pidiéndote cosas...sigo sin saber si algún día haré el camino, pero desde ese domingo por la tarde, ya tengo un motivo para hacerlo...

martes, 17 de noviembre de 2009

te debía una reflexión...

Nunca pensé que llegaría este momento, o quizá me lo imaginé de otra manera; yo siempre soñé con jubilarte de este mundo, haciendo el relevo dignamente en el martillo que a fuerza de corazón te ganaste; siempre te ví, querido amigo, con los ojos llenos de lágrimas, porque eres de naturaleza sensiblera, abrazado a tus amigos, deseándoles mil bienaventuranzas, después de depositar los cuatro zancos por igual, el palio de tus amores. Siempre entendí, que el señorío delante de los pasos no lo examinamos nosotros, sino la que que con arte paseaste por Granada, y mirándola a la cara es que como siempre pensé que había que pasar un examen.
Mi mente nunca tejió embrollo ni telarañas, que siempre he sido amigo de las palabras claras y el abrazo franco, y nunca pude, por tanto, ni tan siquiera imaginar esta salida, que a fuer de ser malintencionada y ruin, quedará para siempre en el corazón de los amigos que mandaste, que tendrán que acostumbrarse a tu ausencia.

Me llamaste ayer para contarme lo que mañana dirás al "disco duro", ante un quinto de Alhambra, una ensaladilla rusa y unas albóndigas caseras, al calor del hogar costalero que llevas fraguando desde mil novecientos y pico, qué importa el año, si la amistad se crea en el primer instante para no romperse jamás, y créeme que no he reaccionado todavía, por lo que mis palabras escritas han tardado más de la cuenta. Ningún nombre en esta entrada, que los que pertenecemos a lo tuyo sabemos quiénes somos, y muchos actos, de valía, y de categoría humana ante todo y ante todos; si alguien se iba para siempre, buscando los azules del Cielo, ahí estabas tú, presto al respetuoso silencio, igual que al jolgorio y a la fiesta. Si alguien estaba triste, preocupado, tu consejo y tu alegría lo llevaban lejos, a un lugar donde huele a parihuela y el viento silba marchas procesionales, para hacerle olvidar lo desaires de la vida. Ese "disco duro", de zanco a zanco, llevará orgulloso el nombre de sus capataces de siempre, pase lo que pase, y digan lo que digan, porque tú así lo quieres, porque en tus palabras, siempre dices que ante todo está Ella, por mucho que pensemos los demás...no te voy a decir lo que ya sabes, pero sí te voy a escribir lo que no imaginas, sí yo soy alguien en este ingrato mundo, te lo debo a tí, que me enseñaste en un soportal frío y oscuro de Agustina de Aragón a hacerme la ropa con la que pasear mis devociones. Mis sueños se cumplieron, contigo, esa calurosa tarde de "Amargura" vaticana, lloré a tu lado cuando tu espalda crujió en un desafortunado traslado de vísperas, me acordé de los tuyos cuando volví a Roma a la capilla de nuestros mejores recuerdos, me alegré cuando un ángel de cabellos rubios y mirada azul despertó a la vida, y me enorgullecí cuando me diste la venia para presentar un cartel; me emocioné al verte en mi boda, y pediré siempre a esa Virgen que tanto nos conoce, que me permita devolverte tanta amistad y tanto saber estar...desde el respeto a una decisión tomada, tu amigo te saluda...

(Fuente Fotografía: colección particular de Lolo Valenzuela)

lunes, 16 de noviembre de 2009

Luna de miel...

Continuamos con la ciudad de Roma...una calle cualquiera...
la torre de Santa María in Cosmedin sirve de marco a una de las innumerables fuentes que Bernini hiciera para la ciudad eterna...

Al final de la Via Appia antica, si venimos desde Roma, o al principio de la misma, si vamos hacia ella, nos encontramos con la primitiva puerta de acceso a la ciudad. Constituía el único modo de entrada a la ciudad, rodeada de murallas, y hoy sigue en pie, dando cuenta del esplendor que invadiera la ciudad en tiempos imperiales.

Uno de los arcos que el emperador Tito construyera en el foro romano y que es una de las imágenes que sirve de cabecera a la película de "vacaciones en Roma"...
Desde el monte del Palatino hay unas impresionantes vistas de Roma, siendo uno de los sitios más solicitados por los fotógrafos dentro del recorrido coliseo-foro-palatino.

viernes, 13 de noviembre de 2009

De padres y padrinos...

Cuando recibes el Bautismo, ese momento importantísimo en la vida de toda persona, en el que sus padres le entregan a su hijo lo más grande que tienen, su fe, para que tenga un rumbo que seguir y que será luego confirmado al alcanzar su mayoría de edad, viene siempre marcado por dos personas, que junto a los padres, habrán de acompañar al niño el tiempo que Dios considere oportuno. Dos personas, en los que los padres confían plenamente, y sobre los que cae una grandísima responsabilidad, educarlo en la fe cristiana, al mismo tiempo que sus progenitores, y siéndolo también en caso de ausencia de éstos. Esas personas, todos lo sabemos, son los padrinos...


Para mí, mis padrinos han sido, son y serán un ejemplo a seguir, una palabra cariñosa, y un gesto deinteresado, siempre que los he requerido. Significan el verbo ser, el signo más y la palabra siempre, que diría Alberto Cortez, y los he puesto sobre el pecho, regazo de las voluntades, y junto al corazón, relicario de todos los amores, en palabras de mi abuelo, por decisión mía, tal es el cariño que me tienen, que es plenamente recíproco. Mis padrinos, fueron ventana por la que escapé a la vida, los oídos que escucharon mis historias, y los labios que me besaban y me daban consejos. Mis padrinos, eternos compañeros de mis cosas, eran el aguinaldo engordado con respecto a mis hermanos, la llamada puntual en mi honomástica, y el detalle en mi cumpleaños, eran los que se enorgullecían con mis triunfos y maquillaban mis fracasos, eran, en definitiva, son y serán siempre, una parte de mí que vive fuera de mi cuerpo.
Es tanto lo que mis padrinos significan, que no sé si estaré a la altura ahora que mi hermana me pide que yo sea lo mismo para ella...


jueves, 12 de noviembre de 2009

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Una tarde con el Decano...

Corría el año del Señor de mil novecientos noventa y seis; el Sagrado Protector de Granada hacía pocos minutos que había terminado su estación penitencial, y los costaleros nos disponíamos a salir por la puerta del locutorio del convento sorteando el bosque de capirotes de los hermanos nazarenos. Ya en la calle, mis pasos se cruzaron con los de Nacho Vílchez, capataz ese año del paso del Señor de la Amargura, que quería ofrecernos un puesto bajo sus trabajaderas. Ni que decir tiene que la idea me entusiasmó, y se la comuniqué a mi hermano, que aceptó casi de inmediato, así que le dijimos que sí, y nos fuímos a descansar.

Al día siguiente, el sol rayaba en lo alto del cielo, y vestidos de negro riguroso, acudimos puntuales a la cita, igualando yo en el costero izquierdo de tercera, y mi hermano, fijando al zanco derecho de atrás, que llevaba, por cierto, otro buen amigo nuestro, Antonio Pontes. La tarde fue especial, no sólo por estar vestido de costalero el Martes Santo, cosa que volví a hacer el año siguiente bajo la Señora de la Esperanza, sino porque ir debajo de ese paso es formar parte de la historia cofrade de Granada, por la impresionante talla, por el barroco paso inalterado tras el paso del tiempo, por la longevidad de su acta de fundación, y por el espectacular recorrido por el que transcurre su estación penitencial. De ella, recuerdo la recogía, rozando la madrugá, por la calle san Juan de los Reyes, fría como el cristal, y acompañado el paso por la gente justa, la que lo espera año tras año, y se asoma a sus ventanas para despedirse de Él antes de rendirse al sueño. Una maravilla de hermandad, completada por la belleza dieciochesca de la Virgen de las Lágrimas, hoy en la capilla, y que llena el Martes Santo con su sobriedad, cuando baja desde su barrio hasta el corazón de Granada.

Siempre recordaré con infinito cariño la tarde que me dejaron pasar junto al Decano de nuestra Semana Santa, aquella tarde de 1996, y espero encontrar algún día alguien que me dé una copia de la foto que se hizo esa cuadrilla, para ver la cara que tenía, y cómo llevaba la ropa...

martes, 10 de noviembre de 2009

y ese color especial...

El Salvador...
Alcázares...


Clemencia...


Barqueta...
y, por supuesto...

lunes, 9 de noviembre de 2009

cada rincón de mi casa...

Hace unos días leía esta entrada en el blog de mi amigo "el monaguillo" , y en el comentario que le hice a dicha entrada, le decía que alguna vez escribiría sobre algo similar. Pues hoy ha llegado el momento de hacerlo...


...En Baeza, en la calle san Andrés, vivió durante muchos años la familia de mi abuelo materno; en esa casa, una litografía del Señor de la Humildad permaneció suspendida en una de sus paredes desde que fuera realizada en 1916 hasta que la muerte de mi tía abuela, última moradora de la residencia familiar, hizo que los muebles y recuerdos se repartieran en herencia. La litografía en cuestión, que plasma magnifícamente la solemnidad de Jesús Reo, atadas las manos por una soga y sosteniendo un cetro entre sus manos, pasó entonces a casa de mi abuela, la cual la cedió a su nieta predilecta, mi hermana mayor, para que algún día estuviera en su casa, si es que la tenía.


Pasados muchos años desde entonces, mi hermana contrae matrimonio y se instala en su nueva casa, pero el Señor de la Humildad, testigo mudo de tantísimas situaciones de nuestra familia no salía, por falta de sitio, del lugar en el que permanecía celosamente protegido para que no sufriera las inclemencias de los inviernos y veranos granadinos. A mí, personalmente, siempre me cautivó la imagen de ese Cristo, y de hecho lo tengo presente en mis oraciones con repetitiva insistencia, y quiso Dios que mi hermana, en un gesto de sublime generosidad, decida sacrificar su deseo de ver al Señor en su casa, porque según ella, "yo iba a disfrutar más de Él", y acuda con mi padre para enmarcarlo y regalármelo pocos días antes de mi boda. Ni que decir tiene que me quedé sis palabras, en primer lugar por el enorme detalle de mi hermana, y en segundo lugar, por lo que para mí significa todo lo que rodea esa imagen. Ayer, pude al fin colgarlo en mi casa, y llenar así su desnuda pared, con un pedazo importantísimo de historia imaginera andaluza, con un pedazo importantísimo de historia de mi familia y, sobre todo, con del infinito cariño de mi hermana representado también en el rostro sufriente del Señor de Baeza.
Desde ayer, la Humildad bendice cada rincón de mi casa...


Gracias "Machu", por permitir que esto sea posible...

miércoles, 4 de noviembre de 2009

De tiempos pasados...

En el año 1999, la hermandad del Santísimo Cristo del Buen Fin y Nuestra Señora de la Palma, decidía en cabildo, dejar de procesionar el misterio que hasta entonces figuraba en el paso de su primer titular. Decisión que sorprendió a muchos, y que todavía hoy no se explican numerosos cofrades de la ciudad hispalense. Con la nueva postura, se suprimía la visión que hasta entonces se había tenido del imponente crucificado, rodeado de figuras secundarias, en el momento previo de desenclavarlo del árbol de la cruz, perdiéndose una imagen característica del Miércoles Santo en Sevilla.

Con ese cambio, se ganó, que duda cabe, en la contemplación de la talla, pero no se aclaró si el paso perdió su impronta, sobre todo en cuanto a las diferencias notables de proporción, por ejemplo, en el tamaño de los guardabrisas con respecto a la actual altura del Cristo sobre el canasto. Sea como fuere, la impresionante imagen del Señor, sigue dejando sin palabras cuando se pone en la calle, tras la complicada salida de san Antonio de Padua.

martes, 3 de noviembre de 2009

Señora de Sevilla...

Volvió a suceder, el pulso se me fue acelerando conforme iba subiendo los escalones que dan acceso a su camarín, y cuando me hallé junto a Ella, mis ojos se iban de un espejo a otro, de un perfil al otro, pero mis labios no acertaban a hilbanar ni una sola oración, ni un piropo que dedicarle, pues la emoción no me dejaba buscar las palabras para decirle lo que Ella me inspiraba.
Mi mujer me acompañó esta vez, y no sé si fue sólo el hecho de presentársela, el hecho de que ella la visitara por vez primera para verla tan cerquita, el que me hizo callar, yo que siempre he sabido dirigirme a Ella, con las frases que me dictaba el espíritu. Y es que no sé lo que ocurrió, tan sólo que me quedé mudo, mirándola como otras veces, entreteniendo el pensamiento con los detalles de su cara, dividida en dos perfectísimas mitades, y que nos llegan a sus devotos por las curiosidades de la reflexión, para llenarnos de Esperanza...y fue entonces que recordé otras frases escritas por un poeta de mi tierra, que las dedicara a la persona que él amaba, y que apliqué al momento para salvar el silencioso obstáculo que el nerviosismo me había impuesto, y salir así airoso del lance en el que me hallaba; unas palabras que son perfectas para definir lo que se siente cuando tus pies hollan el solar macareno, y es que, queridos amigos...

"...no puede cansarse de esperar
aquél que no se cansa de mirarte".
(Luis García Montero. Habitaciones separadas)

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...