martes, 4 de noviembre de 2008

Sábado Santo en Granada

El Sábado Santo, Cristo yace inerte en el regazo de su Madre, Virgen de las Angustias, que gubiara el escultor accitano Torcuato Ruiz del Peral. Ella toda es una maravilla escultórica, que vino a reinar en la Alhambra, desde donde inicia cada año su estación de Penitencia, atravesando las puertas que los reyes árabes mandaran construir, aunque no para que pasara por ellas la Madre de Dios. Aquí la vemos, buscando la luz, que el sol le ofrece a través de las ventanas de su templo.
Su atípica cuadrilla, híbrida entre costaleros, que en su interior porta sobre sus dos hombros el misterio, y los hombres de trono malageños, que con trabajaderas a modo de varal malacitano, contribuyen bien poco al trabajo de sus compañeros, y mucho al folclore que deberíamos erradicar del seno de nuestras hermandades, empiezan la "revirá" que habrá de llevar el paso a la puerta lateral de la iglesia, donde Granada la espera, para vivir con Ella los estertores de la Semana de Pasión.

La Virgen, ya en la calle, junto al palacio de Carlos V, y a los cañones que defendieran la Alhambra de atacantes enemigos, busca la puerta del Vino, llamada así porque en ella se guardaban los recipientes del mismo, destinados a ser consumidos por la guarnición de palacio. Nótese que los portadores van a cara descubierta, es curioso porque lo harán durante todo el recorrido, salvo en la carrera oficial, en la que cubrirán sus rostros,...cosas de mi Granada.

Dos tomas de la Virgen de las Angustias de santa María de la Alhambra coronada, tras salir de la puerta de la justicia; difícil maniobra que se realiza sólo con los hermanos que van debajo de Ella, suprimiéndose las trabajaderas exteriores, que serán recolocadas tras finalizar la complicada tarea de poner el paso fuera del recinto amurallado, para que inicie su recorrido por el bosque de la Alhambra.


Es necesario preguntarse, si igual que se pueden suprimir los hombres que portan a la Señora, ataviados con túnicas desde fuera del paso, cada vez que lo requiere la dificultad de la labor de capataces y costaleros, no se podría eliminarlas en todo el recorrido, ganando infinitamente la estética del paso, y contando con un buen número de personas que, bajo sus andas, engrosarían las filas de la cuadrilla, y quién sabe si servirían mejor a los fines de la misma.



La dueña de la Alhambra, la que la vuelve a reconquistar para la cristiandad cada Semana Santa, busca ya Granada; aun le queda atravesar su bosque, bajar por la cuesta de Gómerez, y entrar en la ciudad por la puerta de las Granadas, entrada al recinto alhambreño, que se llena de expectantes granadinos y foráneos, ansiosos de Reina, de Madre y de Angustias...

No hay comentarios:

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...