viernes, 31 de octubre de 2008

lo que nos deja la lluvia...

La lluvia no es bien recibida por el cofrade, y es que aquélla frustra todo por lo que vive éste; las ilusiones de un año entero, las espectativas, los nervios y las ansias por hacer estación de penitencia se rompen en un momento si el cielo decide abrir justo antes de la salida. Pero no todo está perdido cuando llueve en Semana Santa, porque en los días posteriores se pueden suceder imágenes inéditas, y que no hubiéramos visto en caso de haberse puesto en la calle en la jornada penitencial, aunque esto sea un mal menor.

El Cristo de la Misericordia, titular de la cofradía que el vulgo llama del Silencio, regresa a san Nicolás en la mañana del Sábado Santo, al no poder hacer pública protestación de fe en la madrugada del Jueves al Viernes. Con la luz del sol, podemos ver detalles que la oscuridad de la noche nos oculta, tales como la riqueza de sus andas procesionales, con figuras de marfil en las hornacinas de su sobrio canasto.

El recorrido, si bien es el mismo que debiera realizarse a eso de las cinco de la madrugada, adquiere la belleza de la luz matinal, regalándonos imágenes como esta, a su paso bajo la colina roja de la Alhambra.

Paseo de los Tristes arriba, el paso del Señor avanza solemne buscando la cuesta del chapiz; cuesta que antaño se subiera a hombros, esto es, con las trabajaderas longitudinales de delantera a trasera, y que ahora sus costaleros trabajan a costal, con la añadida dificultad del peso sobre la cerviz.
En el carril de las tomasas, ya casi terminando el recorrido, pareciera como si la inmensidad de la Sierra se abriese para cobijar al Señor de las amenazantes nubes, el cual se yergue majestuoso sobre su canastilla arañando con los brazos de su cruz el cielo de Granada.
El palacio de Carlos V, símbolo del poder de un emperador que quiso compararse con los monarcas del islam, mandando construir su palacio a las puertas mismas de la Alcazaba, en los palacios reales de la Alhambra, y que es una pieza renacentista en la s0lemnidad árabe del recinto alhambreño, observa también al crucificado, al igual que en la siguiente instantánea el Generalife, edén árabe de la ciudad, saluda al Señor, en esa simbiosis que Granada tiene entre lo musulmán y lo cristiano.
Cristo sigue en su Albayzín, recortándose su inerte figura entre las blancas casas del barrio; la gente agolpada por doquier, esperando encontrarse con la muerte, que sube hacia su sede canónica, curiosamente en esta mañana que antes llamábamos de gloria, precisamente por que Cristo la venció, dotándonos a los que lo seguimos de vida eterna.

jueves, 30 de octubre de 2008

Mirada de Amor

La otra tarde, a raíz de una fotografía que un amigo tenía, me metí en un portal de internet, otro de estos blogs en los que algunos volcamos muchas ilusiones, y dedicamos, quién sabe si demasiado tiempo, para que todo el que quiera pueda compartir con nosotros nuestras cosas. Un blog, como digo, de fotografía cofrade, y ya son algunos los que tengo en mi lista de "cita obligada", en el que la calidad de las instantáneas no me dejó indiferente, ni creo que deje a nadie. Entre esas fotografías, la que preside esta entrada, correspondiente a Nuestra Señora del Amor, obra de Fernando Castejón para la hermandad de Pino Montano, barriada perteneciente al distrito Macarena, en la ciudad hispalense. Os invito a que entreis en este blog de los Hermanos Viretti, si quereis pasar un rato agradable contemplando maravillosas fotografías.


miércoles, 29 de octubre de 2008

esa niña...


Esa niña que mira a la cámara, mitad sonrisa, mitad desgana, con sus calcetines blancos que ponían más frío que quitaban, y su vestido un poquito más bajo de las rodillas, es una niña especial...en la fotografía, sacada del más hondo blanco y negro de los años que han pasado sobre ella, no se aprecia la mirada azul, clara como el mismo cielo de su tierra, ni el brillo de su rubio pelo, largo como el invierno, y denso como el chocolate de "el fútbol". En esta imagen, la niña sólo se preocupa por posar ante la cámara, en la esquina de su casa y de su calle, de la que hoy sólo queda el nombre, "Aben Humeya", como vestigio de los años de infancia allí vividos. En la casa de enfrente, una señora de pelo blanco y negro luto, observa a su nieta, pendiente de todo lo que ocurre en derredor suya, ángel custodio terrenal, quizá llamándola para ir a comer, o simplemente atenta a la escena.
De ambas casas sólo quedan recuerdos, asentados sobre los sólidos pilares de las historias contadas de padres a hijos, en las que esa niña, sería después la protagonista, ajena en el instante del retrato a esos momentos que habrían de venir; a su casamiento, a sus años de formación lejos de su barrio fígares en un frío castillo, al posterior nacimiento de sus cinco hijos, y al esfuerzo sobrehumano para sacarlos a todos adelante. Ella no podría imaginarse, cuando miraba al objetivo, la felicidad que le llenaría el alma al ver casarse a su primogénita, o el cariño infinito que su nieto le profesaría, tan sólo unos años después, o lo importante que sería para mantener el orden entre los suyos. la niña, mi madre, no se imaginaría esa mañana granadina, hace ya tantos años, que su hijo le escribiría esto hoy para decirle que la quiere.

martes, 28 de octubre de 2008

La foto


Lo que Ella ha unido, que no lo separe el hombre...podría ser un buen título para esta verde fotografía, porque todo aquí es verde, verde el traje de la dama, y la corbata del "caballero", verde el hombro del que se asoma por la esquina de la instantánea, verde el manto de la Señora que nos mira desde arriba, acaso regañando al que posa por haberse retirado del Martes Santo, verde la PLaza que se abre ante su casa, y verde el corazón de todo el que se pone a tus pies para rezarle a la dueña de todo y de todos; todo verde, donde habita la Esperanza.

Esperando...



lunes, 27 de octubre de 2008

Nunca más...

"...la piedra, el cardo y el iris, ya no volverán a caminar sólo nunca más..." (Álvaro Barea)

domingo, 26 de octubre de 2008

En blanco y negro

Las fotografías antiguas, son eso, fotografías antiguas, pero en ellas se esconden esas cosas entrañables de la vida que nos hacen sentirnos orgullosos, ponernos meláncolicos, acordarnos de lo que nos ha hecho como somos, o multitud de sentimientos varios. En esta, un oficial de artillería con un estandarte delante de una hermandad...podía ser cualquier hermandad, cualquier oficial y cualquier estandarte, pero no...la hermandad, aunque la imagen no de je apreciarlo bien, es la Real, Ilustre y Venerable Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre y María Santísima de la Consolación y Lágrimas, de la vecina localidad de Málaga, el estandarte es el pendón morado de Castilla, que portó un 6 de Abril de mil novecientos cuarenta y cinco, delante del misterio, trono lo llaman allí, el oficial Señor Comandante Jefe de las Fuerzas de Artillería de Málaga, mi abuelo...benditas fotos antiguas...

sábado, 25 de octubre de 2008

50 años con Sevilla...

Cincuenta años con Sevilla, por eso ella quiso estar a la altura, y llenó las calles de ciudadanos hispalenses, aunque no lo fueron todos, para cubrirle carrera al Señor de la Redención. Tras una mañana de lluviosa incertidumbre, que dió al traste con los planes de la hermandad de hacer su traslado, las ilusiones se concentraron ya en la tarde, y el tiempo quiso acompañar para que pudieramos disfrutar del Señor en la calle.

Sobre el pasocristo de la Sed, al que hubieron de bajar los palos unos doce centímetros, dada la diferencia de altura entre las cuadrillas de costaleros de ambas hermandades, se ubicó a la imagen Cristífera de esta corporación del Lunes Santo, en perspectiva diferente, muy del gusto del que escribe estas líneas.

Los ángeles del antiguo paso de misterio del beso de Judas, con piñas de flor, adornaban más si cabe el magnífico canasto que Guzmán Bejarano realizara para el Crucificado de Nervión, el Cristo de los cuatro clavos, portentoso Señor de la Sed. Así que las calles se llenaron, y con una más que agradable temperatura, se pudo disfrutar del buen hacer de la cuadrilla de costaleros, tanto del Beso de Judas como de la Virgen del Rocío, que en este día también pudieron portar a su Cristo por Sevilla, así como del olor del incienso, siempre distinto al nuestro, y de la impresionante calidad musical de su agrupación, músicos hermanos unidos en la devoción a Cristo, y que no podían faltar en este día de aniversario.

Pasadas las doce de la noche, desde las ocho de la tarde, se recogió la hermandad, y Sevilla lo despidió a las puertas de su capilla, hasta el próximo lunes santo, a eso de las tres de la tarde, ya sobre su paso de misterio.

A tu igualá...



Ando esperanzado, y parte de la "culpa" la tienes Tú, y la otra parte la tiene esa carita de azucena que tiene tu Madre del Amor, y ando esperanzado porque tu verde mirada se ha posado sobre mí, llenando de esperanza y acercando más aún una posibilidad que ya se venía barajando desde hace tiempo. Me da igual el sitio en el que vaya, me da igual la tarjeta de relevos que me toque, si al salir de tu paso me encuentro contigo por las calles de tu barrio; si al final miro tras la visera de mi costal los ojos marrones que me han vuelto loco, merecerán la pena los kilómetros para ensayar; A partir de este momento soñaré con ese Viernes de Dolores, con los buenos amigos a mi lado, y con las "levantás" al cielo sevillano...Señor de Pino Montano, por la mediación de tu amantísima Madre, la Virgen del Amor, haz que este sueño se haga se realidad...





viernes, 24 de octubre de 2008

Besamanos...


Los que el pasado sábado se dejaron caer por los dominios de la Señora del convento de clarisas del Santo Ángel, pudieron contemplar esta escena, que siempre ya se habrá de asociar a Nuestra Madre. La Magdalena, contrita y dolorida, aparta la mirada de la Madre, mientras que, san Juan, parece consolarla en su aflicción. Ella, espera en la puerta de su casa a que Granada vaya a verla, para que al besar su mano, se compartan las preocupaciones y se alivie así su carga.

Arriba, el sagrado Protector de Granada, Cristo de san Agustín, nos ofrece a su Madre de nuevo, como ya hiciera en el Gólgota, para quererla y adorarla, para estar a su lado, y que el cariño de sus hijos la reconforte en su pesar. Tú nunca podrás estar sola, Consolación, porque Granada es consciente de que al final de la calle san Antón, la belleza hecha Mujer, la dulzura hecha Madre, vive para nuestra salvación.

jueves, 23 de octubre de 2008

La primera vez...

No recuerdo la primera vez que te ví, pero seguro que el día en que pisé la Magdalena como neófito en la vida, mi madre me llevaría de la mano; ella no se pierde un besamanos, un vía Crucis, siempre te lleva flores y palillos el Lunes Santo, para que ayudes a los suyos, entrampada como está contigo por todas nuestras causas perdidas. Sé de tu existencia porque ella siempre ha procurado que sepamos que el mejor de los nacidos, se encuentra maniatado en el barrio que le da nombre a su capilla, y por ella acudo a verte cada Lunes Santo antes de sacar a mi hermandad, para ver tu salida con ella, y cumplir con la tradición, Rescate, que desde niño me lleva a Tí.
La primera vez que te ví, no comprendía nada y, como todos los niños, embargado por la curiosidad, le haría mil preguntas a mi madre acerca de por qué vas con las manos atadas, con lo bueno que eres, por qué se atrevieron a pegarte siendo Tú Rey de Reyes, y por qué tu mirada, Rescate, tenía algo especial que no acertaba entonces a entender. He podido sacar muchos pasos, mis devociones están muy próximas a Tí en la carrera oficial, y me sigo emocionando al verte, porque al hacerlo, se recupera mi infancia y tengo a mi madre de la mano; cuando falte, me bastará ir a llevarte claveles para volverla a tener a mi lado, y eso me reconforta.
Cuando supe de tu existencia, Rescate, mi edad no me dejaba entender el poder que tienes, ni la carga que soportas por nosotros, entonces no lo sabía, y hoy te pido perdón por ello.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Un mes sin verte...

El tiempo pasa rápido, tanto por el que tiene la foto, como por el que llevo sin tí, pero me consuela saber que eso implica el tenerte aquí muy pronto...

domingo, 19 de octubre de 2008

Colegio de Nuestra Señor del Pilar

El colegio de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza, sito en frente al convento de santa Isabel la Real, en el albayzín, fue en sus orígenes hospital de tiñosos, en donde eran ingresados todos los que esta enfermedad padecían. El motivo de su fundación, se recuerda en un gran azulejo que se guarda celosamente en sus dependencias. En la actualidad, sirve de residnecia a numerosos niños de todas las edades (incluidos bebés) a los que la Junta de Andalucía se ve obligada a separar de sus familias por motivos varios. En este colegio, reciben educación los más pequeños, y los mayores son matriculados en las cercanas escuelas del Ave María.
En su entrada, una estatua con dos infantes sujentando el escudo carmelita, nos recuerdan la relación de la orden con los actuales dirigentes de la residencia.
En su interior, diversas casas acogen a los niños por edades, dónde comen, estudian y comparten las labores de las mismas, ya que el orden y la limpieza se hace notar por todo el centro.

El patio, dónde se acogen cada año algunos conciertos, pudiendo los que acuden a ellos visitar el antiguo hospital, y enterarse así de su dilatada historia, y de la importantísima labor que entre sus muros se llevó y se sigue llevando a cabo, aunque con distintos fines.

Aquí podemos observar lo que se observa desde sus privilegiadas terrazas, paisaje que los niños, a pesar de lo que pudiera pensarse, valoran muchísimo. En cualquier rincón del colegio, el sosiego y la calma forman parte de su estructura, y los residentes habituales, contribuyen a ella sin una voz más alta que otra, y sólo se rompen por los juegos que en el patio tengan lugar.

El azulejo que habla de la historia del Hospital, y que antes os comentaba, en él viene a decir que don José de la Calle y Heredia, caballero 24 de la ciudad de Granada lo mandó fundar, en agradecimiento a lo que le había aportado Granada, y para que sus moradores encontraran en él el consuelo de sus almas.

Casita de muñecas

Rebuscando en las entrañas del disco duro de mi ordenador, he encontrado estas curiosas fotos de una particular casita de muñecas..¿quién no ha tenido una hermana que ha soñado con una? ¿quién no ha acompañado los juegos de las niñas de su casa en una de ellas?...seguro que todos, pero yo tengo la suerte de haber tenido a mi abuela, de tener a mi madre, y a mis hermanas, y todas ellas han jugado con la misma, ésta que os presento a continuación...
La casa fue realizada por mi bisabuelo; podría parecer una casa cualquiera, pero todos y cada unos de los elementos que la integran, habitación por habitación, están hechos a mano y, en sus paredes, hay intrínseca, una lección de historia, en la que se relata la forma de vida de nuestros antepasados. La casa se divide en distintas estancias, contando con una para las visitas, y otra para el servicio, señal de que antiguamente las doncellas vivían con los dueños de la casa en donde servían.

La casa es una réplica de cualquier casa de la época, y nos hace una idea de cómo vivieron hace unas generaciones, los primeros habitantes del incipiente Barrio de Fígares.


La mencionada estancia para las visitas, o gabinete, a donde se hacía pasar a todo el que acudiera a ver a la familia, ya que el salón estaba destinado a comer, y la sala de estar era sólo para los familiares o personas muy allegadas a ellos.

Aquí tenemos el salón comedor. Muebles de madera, un macetero alto al fondo, y una alacenilla donde se guardaban, fundamentalmente, los utensilios relacionados con la comida, vajilla y enseres varios.


Un detalle de la cocina, sillas de anea, y ollas de cobre, platos de barro para diario, y de porcelana para las ocasiones, se amontonan en la hornilla de carbón que las cocineras se afanarían en adecentar. En aquella época, la señora de la casa era la que tenía el mando, y un completo servicio para las tareas domésticas,...eran otros tiempos.

Una visión del cuarto de baño, a buen seguro no sería tan amplio, pero es una casa de muñecas...

Una de las habitaciones. Insisto en que todo lo que se observa en ellas está hecho a mano, a fin de hacer hincapié en el trabajo ímprobo que debió llevarle al padre de mi abuela la elaboración de la casita.
Esta entrada quiero dedicársela a las mujeres de mi casa, que con tanto celo han guardado esta casita, preservándola de calamidades, porque gracias a ellas, puede que algún día mis niñas continuen con la tradición, y una nueva generación llene con sus risas las viejas paredes de la misma.

Con la mano izquierda...

sábado, 18 de octubre de 2008

viernes, 17 de octubre de 2008

Ella nos espera...


Cuando llega el mes de Octubre, y tras la procesión de Nuestra Señora del Rosario, la Virgen de Lepanto, llega el momento del triduo a Nuestra Madre y Señora de la Consolación, en donde Ella nos recibe y nos espera, sintiéndose defraudada cuando en su casa no ve a esa gente que el Lunes Santo tanto dice quererla. Su puerta está abierta, desde el pasado miércoles, para todos los que la necesiten, y el sábado bajará hasta nosotros para que en su mano depositemos nuestros pensamientos, y nos llenemos de cosuelo. Ella nos llama estos días a su lado, ¿quién le dice que no si nos lo pide mirándonos a la cara? ¿quién es capaz de negarse si te lo piden sus labios? ¿quién vuelve la mirada ante su ojos cansados?...sólo unas horas con Ella...nos espera...


Fuente Fotografía: web de la hermandad

¿Qué llegue?...

Que llegue, sí, pero que lo haga antes la cuaresma, y las parihuelas cortando el frío de la noche a paso de costaleros, y que vengan esas tardes de tertulia de casa de hermandad, viendo llegar, uno a uno, a todos los hermanos, y dejar los cascos de las cervezas en sus cajas, para hacerse la ropa y empezar a igualar...que lleguen los pregones y los ensayos de las bandas, los cultos y los inciensos,...que llegue todo eso, y la carga de nostalgia que lo acompaña, para buscar a los seres queridos en los "agujeritos" del antifaz; que llegue el pellizco y el arte,...pero por favor, el Domingo de Ramos que no llegue pronto, que se haga de rogar, sumergiéndonos en esas vísperas que se viven más que la fiesta misma; que se detenga el tiempo en los escaparates, buscando pestiños y torrijas, que cuanto más se entretenga, más nos llenaremos los cofrades de sensaciones cuaresmales; que se retrase, aunque se le ponga multa en el cabildo de toma de horas, porque nosotros la pagamos gustosos si con ello conseguimos unos días más de preparativos. Que venga y que no venga, que la sinrazón de esta semana es precisamente su fuerza, que llegue y que no llegue, porque la noche de los mil retranqueos, la de la banda cartujana y figareña en la calle pan, cuando empecemos a contar los minutos que nos separan de ese Domingo de Ramos, comprobaremos que la Semana Santa empieza…acabándose.

Y el principio del final, lo marca una cruz de guía precedida de un muñidor, que al son de sus campanas, va diciendo que llega el blanco cortejo de sandalia y cinturón de esparto, nazarenos de mirada al frente, escoltan el paso que llevan cervices cartujanas, y la Magdalena vuelve el rostro en el canasto, para decirle a la banda que no deje de tocar, que sus cornetas clamen al Cielo, porque en Granada, el día que comienza la Semana Santa, una mujer de Dulce Nombre llora sin consuelo por su Hijo Despojado…


Fuente fotografía:
Granada Cofradiera

jueves, 16 de octubre de 2008

Baeza bajo la nieve

Fuente de los leones

Puerta de Jaén

Palacio de Jabalquinto

Fachada de la antigua universidad, hoy sede de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA)



Plaza de Santa María

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...