sábado, 20 de septiembre de 2008

Antes de esta ventana (IX)


Cuando se busca la palabra “cuñada” en el diccionario de la lengua española, la definición no puede ser más escueta: “hermana de la esposa o cónyuge”, una definición a la que más de uno, de vez en cuando, añade una palabra, y queda así: “hermana (metomentodo) de la esposa o cónyuge”; sin embargo, en mi caso, nada hay más lejos de la realidad, y es que mi cuñada, o “cuñá” que para eso somos “granaínos”, es una dulce personita de esas que no puedes dejar de querer, porque su peculiar forma de ser la hace especial. Mi cuñada, es una alumna ejemplar que se aburre de contar matrículas de honor en su expediente, y que sueña por encima de todas las cosas con ser maestra (educadora infantil), ya que los niños son su gran pasión, quizá porque ella nunca ha dejado de serlo. Amiga de sus amigos, su carácter noble y bonachón le ha costado no pocos quebraderos de cabeza, puesto que su ánimo dadivoso y desinteresado, se transforma en llanto cuando no es correspondida. Amable, comprensiva y solidaria, mi cuñada es un alma cándida que vive por y para ser feliz, y no deja que nada turbe su felicidad, aunque el mundo que le rodea se encarga de intentarlo con frecuencia. El que tenga el honor de conocerla, recibirá por su parte todo el cariño que su corazón, que es enorme, puede dar; siempre le hablará con una sonrisa en la cara, y sabrá consolarle en sus momentos difíciles, ya que, además de otras muchas cosas, mi cuñada es una persona generosa. Yo no le voy a decir en esta ocasión lo que la quiero, porque ella lo sabe de sobra, pero sí aprovecho esta ventana para que todo el que me lea, sepa que mi querida cuñada es para mí, una hermana más, y que llamarla amiga, es hacerle poca justicia a su persona; en fin, si su apretada agenda se lo permite, seguro que un día de estos se asomará por aquí y leerá estos breves renglones, que han intentado vagamente hacer una descripción suya, que seguro ha resultado pobre, ante la magnificencia de su ejemplaridad. Anita, como amiga y como cuñada, nunca dejaré de quererte…¡vaya!, al final sí le he dicho que la quiero...


Título: Mi cuñada...(publicado el día 18/02/2008)

No hay comentarios:

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...