viernes, 6 de junio de 2008

El personaje

En nuestra Semana Santa hay muchas situaciones especiales, y otras que posiblemente comparta con las demás Semanas Santas andaluzas; una de estas es ese personaje, normalmente femenino, de edad media avanzada (lo siento por las féminas, pero esto es así), que a pesar de no estar muy metida en el mundo de las hermandades y cofradías, da lecciones de purismo a los que tenga al lado, en pos de su vital minuto de gloria. Un personaje, cuyo "modus operandi" se activa en cualquier calle en la que nos situemos para disfrutar del deambular de la hermandad (que para ella es procesión), en la que seguro llevará "desde las seis" cuando lo más probable es que acabe de llegar, y encima remetiendo. Una vez colocada, mira a su alrededor buscando a su "víctima", representada en una de tantas personas que, despistada o no, comente algo con su vecino, y en cuya conversación se mete rozando la mala educación: "no, no,...esta es la Virgen del Rosario, ¿sabe?, más bonita..." cuando la que en realidad pasa delante es la alegría del Domingo de Ramos, Señora de la Victoria. No contenta con eso, añadirá una coletilla a modo de corroboración, y para dar más credibilidad a su comentario: "mi nuera sale de mantilla...". La(s) "víctima (s)", sin capacidad de reacción, dará una sonrisa en señal de agradecimiento por la errónea información, comentando seguro cosas muy próximas a la "vela" y al "entierro".
Pues bien, de uno de estos personajes, os voy a contar una anécdota que yo calificaría de insuperable: nos encontramos un sábado de pasión en el convento del Santo Ángel Custodio, en el traslado del Sagrado Protector a su paso procesional. Una señora, admirada quizá por el realismo del Crucificado, le susurra a su esposo algo referente a la belleza del mismo, y sin tiempo para más, salta nuestro personaje dando ella la respuesta: "pues si éste es bonito, espere a ver el Lunes el que sacan a la calle,...". Lo dicho, insuperable.
Esto me lo contó mi madre, que fue la que lo vivió "in situ", mientras yo me entregaba a mi altruista oficio de Semana Santa, bajo las andas del santo Crucifijo de san Agustín.

No hay comentarios:

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...