domingo, 1 de junio de 2008

El mando

"Ser capataz de pasos en Sevilla, es ser algo grande, cosa respetada por todos y envidiada por casi todos. Ellos son los hombres escogidos de entre el pueblo y, como símbolos, puestos ante él para ser sus conductores bajo la mirada doliente de Cristo, o los lagos de llanto de los ojos de María. A los capataces le entrega Sevilla lo mejor de cuanto tiene, aquello en lo que cree, y aquello otro que creó con arte y con trabajo. Sevilla le pide al capataz que cuando se sitúe ante un paso y mande, sea la misma gracia natural que a ella la distingue..."
Esta breve reseña, extraída del "Léxico de capataces y costaleros" de Emilio Vazquez Mijarra, define a la perfección lo que es ser un capataz, muy distinto de un "guiapasos", que puede ser algo así como la diferencia entre un torero y un "pegapases".
Cada capataz tiene su forma, su identidad delante del paso, y su manera de transmitir a su cuadrilla la esencia de su arte, para que cada paso tenga la impronta del que lo manda; ayer, se juntaron tres estilos distintos, uno más sobrio, de órdenes escuetas y sin desviarse mucho de lo estricto para mandar el paso, en una relación paterno-filial más pegada a la obediencia ciega y al respeto mutuo, sin exteriorizar sus setimientos. Otro, más diracharero y alegre, de pegarse más al respiradero e ir llamando uno por uno a esos que debajo, entienden su vida pegados al palo de la trabajadera, más "bullanguero", con giros a la parte amistosa que siempre se crea entre un capataz y sus costaleros, pero en él, se produce tanto dentro como fuera del trabajo. Y por último, un estilo que está por fraguarse, todavía más pegado a las vivencias del interior del paso, y que va buscando aun su idiosincrasia, mezclando hechuras de los dos estilos antes mencionados, y que está llamado a ser capataz, porque así lo entendemos los que tenemos la suerte de llamarnos amigos suyos. Me queda otro "estilillo", ése que tiene un chavalín de seis años recién cumplidos, y que mide los tiempos de la "llamá" con mayor precisión que un reloj suizo, pero de él no hablaré mucho, poque se escribirán muchas páginas en un futuro no muy lejano.




Ayer estos estilos se fndieron en uno, conviviendo juntos en beneficio de su cuadrilla, y a los tres les puedo aplicar con orgullo, esa frase que alguna vez, leí en algún sitio..."todos me enseñaron, de todos aprendí..."

No hay comentarios:

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...