sábado, 11 de agosto de 2018

Angustias...


Aunque no eras su Patrona, aunque en esa localidad se rinda culto en ese sentido a una imagen mucho más pequeña que señorea el quince agosteño, aunque los habitantes de la localidad donde está hecha esta foto no acudan a buscarte al final de cada Septiembre para verte perfumada de nardos, cuando tu ciudad se quita el salitre para inundar tu carrera; aunque, a veces, yo mismo me olvide de que estás ahí siempre, llamándome con la voz de mis abuelos, de mis padres y de todos los míos, muchos de los cuales ya ven tu manto de estrellas en lugar del de los alféreces provisionales, Tú siempre te haces notar, incluso desde los sitios más pequeños, para que yo me fije y te vea, aunque para hacerlo haya que mirar más de dos veces. 

Así son tus cosas, así son las mías, y así también las de nuestra Granada, que siempre está presente incluso si no queremos, incluso si nos olvidamos, incluso si nos alejamos. Yo muchas veces no entro en tu Basílica, a pesar de que paso por la puerta y me santiguo, como siempre hace el granadino y, puede que por eso mismo, por saber que muchas veces no llego a entrar, que no llego a verte para contarte cómo van las cosas en mí, Tú haces porque te vea y me acuerde de que, aunque a veces no repare en Ti, Tú si lo haces en mí, y me alegro de que así sea, de que por donde quiera que yo pase, adonde quiera que yo vaya, siempre están cerca tus Angustias...



miércoles, 8 de agosto de 2018

Fiestas del pueblo...


Tras los últimos acordes, el escenario queda en silencio y, en la boca, el sabor del trago apurado como sin querer hacerlo, dejando en ella el gusto de lo que recién termina, que dirían los argentinos. De camino a casa, su mano en la mía aprieta fuerte, para sentir la seguridad que sólo yo le puedo proporcionar y que algún día comprenderá que no es tal, mientras me cuenta lo feliz que ha sido,(aunque su cara lo delataría si ella no quisiera hacerlo), y emprendemos el recorrido que, sólo unos días antes, nos emplazaba en ese mismo lugar, pero en sentido contrario.

Los operarios afanados en su labor la hacen pensar y lanzar nuevas preguntas que no acierto a responder del todo y a la misma velocidad, y sus ojos deambulan de un lugar a otro, en los que suceden similares situaciones, a saber, recogida de sillas, golpes de martillo, escaleras y luces apagadas. Eso es lo que más le llama la atención, cómo hace apenas unas horas todo brillaba en su esplendor y ahora sólo queda silencio y oscuridad en donde antes había destellos, música y gritos. Los chiquillos miran de soslayo y apenados el cementerio de luces de colores que mañana habrán de resucitar en otro pueblo, para despertar las risas otros de niños, como ellos, en ese trajín que siempre es una atracción itinerante. 

Una última mirada, ella y yo, a la calle que hasta hace poco ha sido testigo del trasiego intermitente de gente, de bullicio, de ruido, y comprendemos al mirarnos que algo ha cambiado en nosotros. Ella el año que viene se podrá subir a los columpios de los "grandes", y a mí se me resta una feria más, sabiéndome el barquillo del vino dulce a madurez, mientras mi mente anda quién sabe por qué recoveco de la infancia con mi mano apretada fuerte a mi seguridad. Un "hasta el año que viene, en el mismo sitio, si Dios quiere", mucha felicidad en su cara y más incertidumbre en la mía cuando, al dejar el recinto, ambos sabemos que se está acabando el verano, al apagarse la última bombilla de las fiestas del pueblo...

lunes, 6 de agosto de 2018

Su risa...


Al final, después de todo por lo que habían luchado, el presentimiento de que no había sido suficiente o, por el contrario, tanta lucha por lo de alrededor había ido haciendo agujeros en sus flancos, y por ahí se había ido deshaciendo todo. Ahora ya no importaba nada, mientras recogía las cajas de cartón con sus últimas cosas de la que fue su casa, la mirada perdida de su compañera le indicaba que poco o nada se podía hacer ya, y el coche esperaba la carga, y el olvido.

El volante le quemaba en las manos, y el sonido del coche que antes maquillaba su risa, le taladraba el corazón recorriendo, quizá por última vez, el barrio que fue testigo de sus "todos". Mañana ya será tarde, pero en el retrovisor nada le indicaba que las cosas fuesen a cambiar, que los errores no pesaran, que lo que se había descuidado volviera a estar intacto, y que el sol volviera a despertarlo abrazado a ella. Un claxon impertinente le despertó de su abstracción, ya al final de la calle de casas iguales. Aparcó el coche, y salió a estirar las piernas y reparó en que había ido a parar justo al sitio en el que todo empezó, aquella esquina donde empezaron a correr a ver quién llegaba antes a su nueva casa, y la vio correr, ágil, encantadora, mientras las mismas flores que adornaron por vez primera la mesa del salón, ahora le saludaban tristes. Dio la vuelta, subió al coche, y ya nunca volvió a escuchar su risa...

miércoles, 1 de agosto de 2018

Granada en cien fotos...


No nos damos cuenta, pero estamos...todos los que formamos parte de este entramado que llamamos ciudad, aunque es un pueblo pequeño, romántico y atípico, dentro de la definición cosmopolita que podamos tener de ella. Puede que en nuestro quehacer, ensordecedor, no caigamos en la cuenta de que lo que no sentimos no significa que no esté, y que lo que está, no nos paramos a sentirlo. 

La ciudad crece en historia y en nombre, interpretada a su albedrío por los miles de organismos que la habitamos, mientras nosotros nos empequeñecemos ante su lejanía, ante su magnificencia, que nos recuerda lo nimios que somos ante la inmensidad de su sólo apellido, "la Bella". La ciudad se despereza cada mañana de su letargo nocturno y no acertamos a ver la belleza que desprende, con sus detalles necesarios, como el olor a tostada en la cafetería innombrada, o la luz del sol asomando tras la espadaña del templo desconocido, y es que nosotros somos así...un ejército gris de seres iguales, aunque nos creemos únicos, en el diorama que es la ciudad de siempre, a la que tanto desconocemos; como las farolas, estamos, pero no nos sentimos...

viernes, 18 de mayo de 2018

El sol, la luna y,...la Esperanza


El sol va demorando
la hora de esconderse
pues no quiere perderse
el terminar del día…
la luna le urge aprisa
no se retrase tanto
que expira el Martes Santo
y llega la “recogía”…

Asoma por Elvira
la Dueña de la casa
mientras el Martes pasa
apenas comenzado;
la luna anda nerviosa
el palio se presiente
y el sol, astutamente,
olvida lo acordado.

Él daría color al palio
al salir de santa Ana
brillaría la filigrana,
de la plata, a su reflejo…
ella, en cambio, por la noche,
de su barrio, en la angostura,
realzaría su hermosura
al reflejarla en su espejo…

Pero él dice que “nones”
que se queda en su balcón
para ver esa emoción
con que Granada la llama,
quiere ver esa carita
de mocita primorosa
radiante como una rosa
que sólo tiene esta Dama…


Decide que no anochece
que esa noche no habrá luna
y que su luz, oportuna,
le prestará su belleza:
desde el principio hasta el fin
de la cofrade jornada
la Esperanza de Granada
tendrá al sol en su cabeza.

Y desde entonces, señores
Ella lleva por corona
al sol, que no la abandona
para apaciguar su llanto…
por eso es que, en Granada,
cada año y a esa hora
en que sale la Señora
se ilumina el Martes Santo.

Fuente fotografía:; Sergio Aguayo

viernes, 1 de septiembre de 2017

Pues eso...



¡Qué poco dura lo bueno que dura poco!...hace nada comenzaba el mes de Agosto que, en su final, me iba a dejar días de sol y playa en la Costa del Sol para disfrutar de mi familia y mi tiempo libre que, más que libre, ha sido meteórico, y ya estamos inmersos en el mes de los nardos, de las acerolas y de las tortas de cabello, y es que este mes suena a Angustias, y me sabe a chocolate con churros despidiendo el verano. 


Aquí estoy, de nuevo al pie del cañón, o del teclado, cogiendo fuerzas para un nuevo año, y es que éste no acaba en Diciembre (en Diciembre nace el Hijo de Dios) sino en Agosto, ya que en Septiembre todo vuelve a empezar de nuevo, por lo menos en este país en el que hemos nacido, que paraliza todo durante el mes 8, desde las colegios a los juzgados, pasando por hospitales y universidades; toda España entregada al solaz y a la tumbona, para que luego el "moreno" se nos vaya en una semana a lo sumo, quedándonos otra vez con nuestro traje de invierno. 

Para mí se acabó lo bueno que dura poco y, aunque ha sido intenso, aunque he disfrutado todo lo que he podido y más, aún me quedo con ganas, pero hay que guardar cosas para las próximas vacaciones, que diciembre está a la vuelta de la esquina y 2018 llama a nuestras puertas muy completo, aunque de eso ya os iré hablando a su debido tiempo. 

Regreso con muchas fotos, muchas reflexiones esbozadas, muchas sonrisas y muchos besos que, como bolsa de chucherías, iré sacando poco a poco para endulzarme la vida cuando sople el Cierzo y así poder dar cuenta en esta bitácora verde de todo lo bueno que ha pasado y está por pasar, que ya está bien de desayunar amarguras por las mañanas, que las únicas Amarguras que deberían estar presentes en nosotros son las que escribiera Font de Anta...

Señoras y señores, Madame et Monsieur, demos un fuerte aplauso al mes que hoy comienza, ¿qué no?...pues eso...

lunes, 14 de agosto de 2017

háblame...


Háblame, con el acento que nos diferencia, de esos momentos que, de tantas maneras, te han llenado el alma y el cuerpo. De esa vez que nos conocimos, en un Albaycín frío, cuando las cornetas de Fígares lloraban sus metálicas notas a los pies de la Aurora, o de la primera vez que, en penumbras, le viste la cara a la Virgen de la cara bonita. 

Háblame, en un intento de acopiar tantos instantes, hermosos y emocionantes, de todas esas cosas que yo no he podido vivir, de tu infancia en Sevilla, de lo que es trabajar a las órdenes de Ismael, de Mariano, de los Palacios, Los Ariza, de Loreto, y de "Pocholo", que el barrio te engrandece porque sabe a pastel de Osuna y a un Moreno que todo lo puede. Háblame, y si no puedes traga saliva, y vuelve al principio, para contarme lo que es acudir a una clase de poesía cada vez que Luis cogía el martillo, le hablaba a los suyos, y tú lo escuchabas todo sosteniendo tu cirial. O de cuando le dijiste "sí,quiero" a esa morena que canta que te quita "to er sentío", a los pies de Ésa que da nombre a un querubín de mirada azul e imposibles rizos, y la bandera pirata ondeó en la celebración dejando claro que siempre serás de la "Perla".

Háblame del fresco de Madrugada cuando la Sentencia hiere el cuello de los hombres buenos y su Madre se duerme a los sones de "Madrugá Macarena", y los "suspiros de España" son los tuyos también, que la llevaste...porque de eso, de lo que es llevarla, no vas a poder hablarme porque te emocionas al hacerlo. O de cuando tu hija se bautizó en el Quema tirándose literalmente de cabeza, o cuando su madre le cantó al cruzarlo...

Yo, sí quieres, te hablo de otras cosas, ésas que no sabes, de mi infancia en Granada, lo que es llevar a Dios por las calles un Jueves de Corpus, del Mayor Dolor revirando a los mandos de nuestro amigo, y de un palio en silencio por la oscuridad de san Antón. Te hablo de Cristos que se recogen mirando la Alhambra, y de palios que bajan cuestas a hombros de costaleros que, eso sí lo sabes, ya molesta subirlas a pie, y te hablo de una niña que tiene "titos" en Sevilla, y de que a veces creo ver la Giralda al asomarme por la Torre de la Vela. Te hablo de Vírgenes de Gloria por la Alhambra, y de un batallón de costaleros para una Esperanza, que es tu Esperanza pero con distinto manto.  Háblame, que me debes una entrada en esta página, y asómate a la ventana, que quiero seguir viendo Sevilla a través de lo que cuentas...Un abrazo, yo ya no puedo hablar más...

Gracias por asomarte...

Gracias por asomarte...
donde se guardan las joyas...

Sobre las copias

Queda prohibida la reproducción, total o parcial, de los textos de este blog, así como de las fotografías que en él se reproduzcan, en función de lo establecido en la Ley de Propiedad Intelectual

Si estás interesado/a en algo de lo que figura en esta Ventana, manda un e-mail a abuelo_costalero@hotmail.com antes de colgarlo en otra página.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...